Publicado: 20.07.2014 12:35 |Actualizado: 20.07.2014 12:35

La Assemblea Nacional Catalana pone en marcha un plan de acción por la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Assemblea Nacional Catalana busca 100.000 voluntarios para garantizar la realización efectiva de la consulta sobre la independencia de Catalunya convocada el 9 de noviembre. Han puesto en marcha una campaña, bautizada con el nombre "Ara és l'hora" (Ahora es la hora), abierta a todas las entidades de la sociedad civil catalana que apuesten por "la construcción de un nuevo país".

Una campaña que incluye una "acción comunicativa excepcional" que les permita hacer llegar su mensaje a toda la población, para intentar consolidar una mayoría a favor del doble "Sí". Y en esta perspectiva organizan actos en ciudades y pueblos como el que este sábado tuvo lugar en una localidad del l'Alt Empordà. Cerca de 600 personas se reunieron en el polideportivo de Ventalló para participar en una cena popular, precedida de una charla con el músico Lluís Llach, la periodista Pilar Rahola, el sociólogo Salvador Cardús y el abogado Benet Salellas.

Rahola y Cardús, que forman parte de un organismo creado por la Generalitat para asesorar al gobierno catalán en el proceso de transición nacional, hablaron sobre la "gran complejidad" del establecimiento de las bases de un nuevo Estado, pero dieron por supuesto que una Catalunya independiente traería consigo una mejora en la gestión de la vida pública, desde la administración tributaria, al sistema judicial, pasando por el pago de las pensiones. "Trabajamos para que el día uno de la independencia todo sea normal", explicó Rahola.

No descartaron la posibilidad de que el Gobierno central impida la celebración de la consulta del día 9, y en ese caso, dijo Rahola, habrá que salir a la calle para decirlo, para luego acudir a votar "de otra manera". "Hay que dibujar alternativas", dijo e insistió en la posible convocatoria de unas "elecciones plebiscitarias", en las que los partidos que estén por la ruptura deberían dejar clara tal cosa en su programa.

Unos y otros señalaron la existencia de una legalidad catalana, de la ley de consultas, y en este punto el abogado Benet Salellas insistió en la idea de que "los derechos nunca se regalan", que en este tipo de procesos "la desobediencia es necesaria" y que el día 9 han de acudir a las urnas "aunque no den permiso".

Salellas, que llevaba una camisa con un mensaje explícito de solidaridad con la población palestina de la franja de Gaza, habló de la movilización "popular y democrática" de la sociedad catalana y dijo que el proceso en defensa de la soberanía no sólo se enfrenta a poderes del Estado español si no a "élites" que se encuentran dentro de Catalunya. "Este proceso no se gestiona desde los despachos", aseguró.

Lluís Llach recordó la diversidad social de Catalunya y la vitalidad de su vida asociativa, para explicar su confianza en organizaciones como Òmnium Cultural o la propia Assemblea Nacional Catalana. En su opinión, Catalunya es un país que ha padecido mucho miedo y que ahora "lo está perdiendo". "Deberemos alzarnos", reiteró.

El sociólogo Salvador Cardús, que también puso el acento en el peso de los "hechos consumados", se refirió al cambio de actitud de la sociedad catalana en relación a la reivindicación de independencia. Según él la mayoría de la población no es independentista en sentido militante pero ahora tiene conciencia de que el modelo autonómico no da para más. Explicó que la Assemblea Nacional Catalana, para consolidar una mayoría a favor del doble "Sí" necesita sumar como mínimo medio millón de personas más a su proyecto.

La ANC quiere contar con una base de datos con 2.500.000 personas que afirmen que el 9 de Noviembre votarán a favor de la independencia. Pretende, además, que la movilización del próximo 11 de septiembre, con concentraciones ante 947 ayuntamientos y la posterior formación de una "V" humana en las dos principales avenidas de la ciudad de Barcelona, sea la más masiva de la historia de Catalunya.



http://www.quoners.es/q/estudio-sociologico-catalunya