Publicado: 08.03.2014 14:01 |Actualizado: 08.03.2014 14:01

Los atentados del 11M dejaron 89 personas con graves incapacidades físicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los atentados del 11M, de los que el martes se cumplen diez años, dejaron a 89 personas inválidas o con un alto grado de incapacidad física que supuso, en un tercio de los casos, la inhabilitación total para trabajar.

Exactamente, 61 personas padecen a consecuencia de las heridas una incapacidad permanente total, lo que les impide desarrollar las fundamentales tareas de un trabajo y 21 sufren incapacidad permanente absoluta, que sí inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.

Además, otras siete personas tienen acreditada "gran invalidez", una situación no solo de incapacidad permanente sino también, a consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para actos vitales como vestirse, desplazarse o incluso comer.

Son algunos de los datos que hoy ha difundido el Ministerio del Interior a través de su Dirección General de Apoyo a la Víctimas del Terrorismo que ha elaborado un perfil de las personas que fallecieron y de las 2.084 que resultaron heridas en los atentados, de las que 1.758 solicitaron ayudas económicas.

La mayoría de afectados eran de clase media trabajadora que se dirigía a sus lugares de trabajo, aunque también viajaban en los trenes en los que explosionaron las bombas ciudadanos en paro y estudiantes.

Así, el 78 por ciento de las víctimas tenían entre 36 y 65 años, el 17 por ciento se situaban entre los 21 y 35 años (en su mayoría estudiantes) y el 5 por ciento eran mayores de 65 años, ya jubilados.

De esta radiografía destaca que la mayoría de heridos, 1.651 personas, presentan lesiones no invalidantes, lo que no quiere decir que no sufran secuelas de distinta consideración.

Los fallecidos -se tiene en cuenta a 192 al sumar la muerte en la explosión provocada por terroristas islamistas en un piso de Leganés (Madrid) del GEO Francisco Javier Torronteras- pertenecían a 17 nacionalidades distintas, siendo la española, con 143 fallecidos, la más afectada.

Por detrás de los españoles asesinados, el origen de las víctimas más numerosas es Rumanía con 16 muertos, Ecuador (6), Bulgaria y Polonia (4), Perú (3) y Colombia, República Dominicana, Honduras, Marruecos y Ucrania (2).

Al igual que en el caso de los fallecidos, también los rumanos fueron los ciudadanos que en mayor número resultaron heridos (171) por detrás de los españoles, con 1.335 lesionados.

En la lista de las 31 nacionalidades de heridos, destacaron además ecuatorianos (75), colombianos (28), marroquíes (15), polacos (13) ucranianos (12) y peruanos (11). Hubo además otras 28 personas heridas cuya nacionalidad no se ha llegado a conocer.