Público
Público

Un atracador mata a tiros a una empleada de un banco en Cambrils

La víctima se negó a obedecer a los tres ladrones, que han huido y están siendo buscados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estela Calduch, de 25 años y oficinista de una sucursal del Banco Santander, ha muerto este lunes en Cambrils (Tarragona) tras recibir un disparo en el cuello que le produjo la muerte de forma casi instantáne en el transcurso de un atraco ocurrido a las 08:30 horas. Un vecino de la zona asegura que escuchó al menos dos disparos.

La víctima era originaria de Sant Carles de la Ràpita, en las Tierras del Ebro, aunque actualmente residía en Mont-roig del Camp.

La fallecida era oficinista de la sucursal y tenía 25 años

El suceso ha tenido lugar cuando varios atracadores han irrumpido en la entidad, situada en el número 3 de la calle Roger de Lluria, junto al Paseo Marítimo de Cambrils, y han exigido el dinero disponible en la oficina bancaria, en la que en ese momento se encontraban tres empleadas.

Según las fuentes informantes, una de las trabajadoras se habría negado a atender las exigencias de los atracadores y habría sido agredida por uno de ellos con un arma de fuego, y no con un arma blanca, como apuntaban las primeras informaciones.

Tras disparar mortalmente contra la empleada los atracadores han conseguido huir a pie y están siendo buscados por los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos y la Policía Local han acordonado las inmediaciones de la oficina bancaria, situada muy cerca del puerto de la localidad, y han situado una lona enfrente del establecimiento para evitar la visión del interior, donde aún permanece el cuerpo de la empleada.

La Policía está a la espera de la llegada del juez, que debe ordenar el levantamiento del cadáver.

La sucursal del Banco Santander situada en la calle Roger de Llúria, 6, de Cambrils ya fue atracada el 11 de agosto de 2008, según fuentes municipales.

 

La sucursal, ubicada en el barrio del Port, fue atracada hace dos años por dos individuos que, a punta de pistola, amenazaron a la gente que en aquel momento había en el banco, cuatro clientes y cuatro empleados.

La actuación de los asaltantes fue rápida y en unos cinco minutos los dos ladrones huyeron llevándose una importante cantidad de dinero.