Público
Público

La Audiencia archiva el "caso Pertur" sin aclarar la desaparición del antiguo dirigente de ETA

Tras interrogar al exnúmero uno de ETA "Pakito" y varios testigos, el juez Fernando Andreu no ha reunido indicios para procesar a nadie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha acordado hoy el sobreseimiento de la causa abierta por la desaparición en 1976 del antiguo dirigente de ETA político-militar Eduardo Moreno Bergareche, alias 'Pertur. El magistrado ha agotado una investigación que no ha permitido aclarar los hechos ni determinar si fue asesinado por elementos de la propia organización terrorista, por servicios parapoliciales españoles o por neofacistas italianos.

Entre otros, el juez Andreu tomó declaración en 2010 al exnúmero de ETA Francisco Múgica Garmendia, alias 'Pakito', quien negó tener relación con la desaparición y aseguró que recogió en las fechas de su desaparición a 'Pertur' en coche pero que le dejó vivo en Behobia. La novia de Moreno Bergareche, quien prestó declaración como testigo, apuntó a que la responsabilidad de la desaparición fue de 'Pakito' y de Miguel Apalategui Aierbe, 'Apala'.

Las pesquisas no han dado frutos en ninguna de las dos principales líneas de investigación: la que apuntaba a que la desaparición fue responsabilidad de los comandos especiales 'bereziak' de la propia ETA, dirigidos por 'Pakito' y 'Apala', ni la que señalaba a elementos de los servicios policiales españoles, bien directamente, bien a través de terceros a sueldo, o de miembros de organizaciones extremistas españolas o de neofacistas italianos. 

El juez no ha podido reunir indicios sobre la línea apuntada por un testigo italiano sobre el supuesto secuestro de dirigentes de ETA en las fechas señaladas en algún lugar de Barcelona. Por ello, tras consultar a la familia de 'Pertur' y a la Fiscalía, que se mostraron de acuerdo en un escrito remitido al Juzgado el pasado mes de marzo, el magistrado ha decidido ahora el archivo del caso.

'Pertur', dirigente de ETA político-militar que comenzaba entonces a apostar por la actividad política frente a la lucha armada, fue visto por última vez el 23 de julio de 1976 en las proximidades de San Juan de Luz (Francia) después de montar en un coche junto a 'Pakito', y 'Apala'. El juez imputó por estos hechos a los dos etarras, que formaban parte de los denominados 'Bereziak' (comandos especiales de ETA) aunque durante estos cuatro años no ha logrado encontrar datos suficientes que justificaran su procesamiento.