Público
Público

La Audiencia Nacional detecta fallos en la grabación de declaraciones

Problemas de sincronización entre el audio y el vídeo obligan a repetir citaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El esfuerzo de modernización para adaptar los tribunales a las nuevas tecnologías conlleva sus propios problemas. Cicero, el sistema de grabación de las declaraciones que se prestan en la Audiencia Nacional, instalado este verano, ha obligado a repetir comparecencias en al menos dos de los seis Juzgados Centrales de Instrucción.

El último incidente se produjo el jueves. El periodista finlandés Mikael Waldfors debía declarar ante el juez de la Audiencia Santiago Pedraz en la causa que tiene abierta para investigar el genocidio del pueblo maya en Guatemala. Transcurridos apenas 10 minutos de la comparecencia, el programa empezó a fallar. Se acentuó de tal modo el desajuste entre la voz y la imagen que dejó patente que la grabación sería inútil.

Ante la imposibilidad de que un técnico se personara en el Juzgado Central de Instrucción número 1, por encontrarse fuera de Madrid en ese momento, se optó por volver a citar al testigo al día siguiente, antes de que volviera a su país. Ayer la declaración pudo realizarse gracias a que se trasladó al Juzgado número 1 el equipo del 5.

La otra incidencia detectada de momento con el programa se produjo en el Juzgado Central de Instrucción número 4. En esta ocasión los fallos comenzaron a los cuatro minutos de grabación.

Fuentes jurídicas señalaron que no ha habido más problemas, porque las comparecencias que se realizan en la Audiencia no suelen exceder los diez minutos, aunque en ciertos asuntos de especial dificultad se prolonguen horas.

Santiago Pedraz, juez decano de la Audiencia Nacional, puso el caso en conocimiento del presidente, Ángel Juanes, quien informó en persona al Ministerio de Justicia de las incidencias detectadas, que adquieren una mayor importancia, porque superan el marco de las meras grabaciones, al considerarse capaces de dotar fe pública al acto judicial.

Justicia señaló que habían sido informados de dos incidencias que no han supuesto la suspensión de ninguna diligencia y las enmarcó en las incidencias que implica la puesta en marcha de cualquier nuevo sistema.