Público
Público

El auto deja en evidencia a Camps

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Camps: 'Claro que me pago mis trajes. Yo me pago mis trajes (...), tengo tranquilidad absoluta'

El juez: '[Los trajes] fueron recibidos a sabiendas de quién asumiría el pago'
Flors asegura que el president recibió por parte de la trama prendas de vestir por valor de 14.021 euros. El auto establece que fueron los cabecillas de la ‘Gürtel' -Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez- quienes 'asumieron el pago del precio de dichas prendas' con dinero 'procedente o con cargo a las cuentas de las sociedades' de Correa.

Camps: (a través de su abogado) 'Si le hicieron regalos, fue en calidad de amigo'
El juez: 'No consta ninguna causa diferente al cargo [de Camps] que permita explicar por qué el grupo controlado por Correa tuviera que obsequiarles de aquel modo'
El abogado de Camps, Javier Boix, confirmó el martes la relación entre su cliente y Álvaro Pérez, ‘el Bigotes', uno de los cabecillas de la trama, a pesar de que anteriormente había negado que hubiera amistad entre ambos. Durante la vista preliminar que se celebró ese día, Boix le pidió al juez que, en el caso de que considerara probado que el president recibió los trajes, se inclinara por la posibilidad de que fue en calidad de amigo. En una conversación grabada por la Policía en 2008, y que trascendió a los medios en abril de 2009, se escucha a Camps hablar con ‘el Bigotes', a quien llama 'amiguito del alma'.

Camps: (a través de su abogado) 'Si recibió regalos, fue como presidente del PP'
El juez: 'Contar con el favor del presidente de una Comunidad a quien se agasaja puede ser de una influencia determinante'
En la audiencia preliminar, el letrado de Camps reiteró que su cliente no había recibido los trajes. Pero adujo que, en caso de haberlos recibido, fue en su condición de líder del PP valenciano y no como president de la Generalitat. El auto del juez subraya la existencia de un vínculo claro entre los regalos y el fin perseguido: la obtención de contratos otorgados por aquellos mismos que lograban trajes gratuitos. El objetivo era lograr 'el favor' de los agasajados.