Público
Público

Los avales y los votos

Los precandidatos afinan sus tácticas de cara a la votación del 3 de octubre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La batalla socialista por Madrid es también una guerra de avales. Los aspirantes a encabezar la candidatura socialista a la Comunidad de Madrid buscan la legitimación de su liderazgo interno antes de que se celebren las primarias con la recogida de firmas de los militantes. Las normas internas del PSOE establecen que para poder optar a la candidatura en las primarias del próximo 3 de octubre, tanto Tomás Gómez como Trinidad Jiménez deben presentar, antes del próximo martes, un número de avales superior al 15% de los afiliados 2.671 firmas de los 17.809 militantes.

El equipo de Gómez asegura disponer de más de 6.000 firmas

Según los respectivos equipos de los dos aspirantes, ambos ya han recabado las firmas suficientes. Desde el equipo de Gómez apuntan que el líder del PSM había reunido, hasta ayer, más de 6.000 rúbricas. Ante este anuncio, la plataforma de Jiménez ha optado, 'por estrategia', no divulgar hasta el martes cuando finaliza el plazo el número exacto de avales que presentará.

No se puede descartar que, de cara al público, los equipos de los precandidatos pretendan minimizar intencionadamente el número de avales de los que disponen. Buscarían un doble objetivo: impulsar la movilización de sus partidarios el próximo 3 de octubre y evitar que sus adversarios emprendan una campaña más agresiva.

Los partidarios de Jiménez no darán cifras exactas 'por estrategia'

No se trata de una táctica novedosa en un proceso de primarias en el PSOE. En el 35º Congreso federal del año 2000, la candidatura de José Luis Rodríguez Zapatero tan sólo presentó 184 de los 995 avales de los delegados, mientras su rival en la carrera hacia la secretaría general, José Bono, hizo llegar 350. Finalmente, el presidente del Gobierno resultó vencedor con 414 de los votos, frente a los 405 que obtuvo Bono.

Fuentes del equipo de Jiménez sostienen que, en el caso de Gómez, 'los avales no tienen por qué significar votos'. Apuntan a que 'hay un número importante de afiliados' que se sienten obligadosa dar su aval al líder del PSM 'porque ocupan puestos orgánicos y él es el líder de la ejecutiva' madrileña. 'Pero enla intimidad', apuntan, 'confiesan que votarán a Trini'.

Desde el entorno de Gómez consideran, en cambio, que ese apoyo expresado a través de los avales es real. Aseguran que 'la gente que está implicada en las agrupaciones' sí apoya al líder del PSM. Además, afirman contar con el 70% del respaldo de la militancia socialistamadrileña.

Los partidarios de la ministra creen que una alta participación les beneficiaría, ya que sostienen que si bien Gómez 'tiene atado el voto orgánico', la 'militancia de base' prefiere que sea la ministra quien dispute la presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre. En este sentido insisten en que 'los del aparato van a ir a votar todos', pero 'habrá que hacer un esfuerzo sobre las bases, que únicamente se movilizan en momentos puntuales'.

Un portavoz del equipo del líder del PSM sostiene, por su parte, que 'una alta participación' profundizaría en el liderazgo de Tomás Gómez, porque 'él es el candidato de las bases'. Los partidarios del secretario general de los socialistas madrileños cuentan con los votos de la mayoría de los secretarios generales de las diferentes agrupaciones socialistas de la comunidad. Y, además, consideran que 'el 70% de la militancia de base está con Tomás'.

En lo que coinciden ambos bandos es en pedir a los afiliados que el próximo día 3 de octubre se movilicen y acudan a las distintas agrupaciones a votar por sus candidatos. 'A mayor participación, mayor legitimidad', insisten. Recalcan que, gracias al proceso de primarias, el PSM se verá reforzado 'en cualquier caso'.