Público
Público

Un ayuntamiento catalán deja de pagar el IRPF al Estado

El alcalde de Gallifa confirma que ha transferido 1.662 euros del impuesto del último trimestre a la Hacienda catalana. El Gobierno estudia jurídicamente el caso y prefiere no hacer declaraciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ayuntamiento de Gallifa, un pequeño municipio de Barcelona con 204 habitantes, hizo público esta mañana que dejaría de pagar al Estado el Impuesto sobre la Renta de sus cinco trabajadores y que, en su lugar, ingresaría ese importe a la Hacienda catalana, como medida de presión al Gobierno central. El alcalde, Jordi Fornas, de Solidaritat Catalana per la Independència (SI), espera que 'a partir de ahora empiecen a sumarse más ayuntamientos catalanes a esta iniciativa'.

'De las misma manera que en su momento unos pocos ayuntamientos hicimos una declaración de soberanía y ahora somos más de 100, esperamos que otros nos sigan', dice Fornas en conversación telefónica con Público. El consistorio, el único controlado por SI, ingresó ayer los 1.662 euros correspendientes al IRPF del último trimestre del año en una sucursal de Caixa Catalunya de Barcelona. 'No hemos dejadod e pagar el impuesto, simplemente lo hemos entregado a la Hacienda catalana', explica.

El alcalde no teme las represalias del Ministerio de Hacienda: 'No sabemos lo que puede pasar y no creo que el propio ministerio lo sepa ya que es la primera vez que se da un caso de este tipo'.

En efecto, la decisión de Fornas ha pillado por sorpresa al Gobierno central: fuentes de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas consultadas por Público aseguran que el Ejecutivo está estudiando jurídicamente el caso y que por el momento no hará declaraciones al respecto. 

Por su parte, fuentes del Ministerio de Hacienda explicaron que, como norma general, cuando un ayuntamiento deja de pagar el IRPF por la razón que sea, el Gobierno puede recurrir al instrumento de las entregas a cuenta, esto es, restar la deuda al dinero que reciben las administraciones locales del Estado dependiendo de su peso en el PIB.

El procedimiento que suele empelarse es el de avisar al ente en cuestión a través de una serie de avisos y si sigue sin pagar, como último recurso, se recurre a restar de las transferencias el importe adeudado. Cuando un consistorio no presenta los presupuestos, por ejemplo, esas entregas a cuenta se bloquean y hasta que no se presente el presupuesto no se desbloquea la transferencia estatal.

En el ayuntamiento de Gallifa trabajan en la actualidad a tiempo completo Fornas, una secretaria y un administrativo, y a tiempo parcial, otra secretaria y una persona encargada del manteniemiento. En total, el pleno lo conforman cinco miembros, incluido el alcalde. 

Fornas presentó en público su iniciativa esta mañana en una rueda de prensa en el Parlament catalán. Allí estaba acompañado por Uriel Bertran, diputado de SI en Catalunya, quien aseguró que la 'insumisión fiscal' del ayuntamiento de Gallifa está motivada por el 'expolio de 16.000 millones de euros anuales' que según él sufre la comunidad. El ayuntamiento se plantea ahora dar un paso más allá ydejar de pagar al Estado otros impuestos, como podría ser la cotización a la seguridad social.

Hace tres años, el 82% de los habitantes de Gallifa -la participación fue del 51%- votaron a favor de la independencia de Catalunya en la consulta soberanista que secundaron 161 municipios catalanes.