Publicado: 06.01.2016 18:18 |Actualizado: 06.01.2016 18:24

El Ayuntamiento de Madrid denuncia las polémicas "inverosímiles" como la del vestuario de los Reyes Magos

Defiende que es "tan válido como cualquier otro" y fue hecho pensando en los niños.

Publicidad
Media: 4
Votos: 13
Comentarios:
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar. / EFE

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar. / EFE

MADRID.- El Ayuntamiento de Madrid considera que el vestuario que los Reyes Magos lucieron en la cabalgata celebrada ayer por el centro de la ciudad es "tan válido como cualquier otro" y está hecho pensando en los niños. Tampoco comprende las otras polémicas "inverosímiles" que han surgido durante estas Navidades, desde el número de belenes en la capital hasta la participación de mujeres vestidas de rey, cuando el propio Papa tuvo a una niña vestida como uno de ellos en el oficio de la Epifanía.

En las pasadas semanas, el debate sobre las cabalgatas en Madrid se centró en la elección del rey Baltasar, la presencia de reinas, la ausencia de animales o la eliminación de la zona de invitados, que ayer ocuparon personas con discapacidad. Pero cuando comenzó la cabalgata y los Reyes Magos recorrieron el callejero madrileño, surgieron nuevas críticas.

Sin embargo, un portavoz del Gobierno municipal no entiende que se genere una polémica que "no tiene sentido" sobre el atrezo empleado en la cabalgata, aunque sí considera que pueda haber "debate" sobre la imagen de los Reyes al no existir ninguna regla o una tradición fijada sobre cómo tengan que ir vestidos Melchor, Gaspar y Baltasar y sus pajes.

La cabalgata ha sido duramente criticada por la derecha mediática, que ha llegado a titular en portada Carmena impone una cabalgata étnica y poco navideña. Respecto a los trajes, en las redes algunos usuarios han comparado a Melchor con el mago Merlín, aunque los comentarios subieron de tono tras el tuit de Cayetana Álvarez de Toledo, exdiputada del PP y directora del área internacional de FAES: "Mi hija de 6 años: 'Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad'. No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás".

A medianoche, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, escribió que trabajaba "por un mundo más justo y diverso" y lanzó un mensaje a través de Twitter en el que defendió el trabajo del Ayuntamiento: "Tomamos tan en serio las tradiciones que las actualizamos y diversificamos para que sigan importando. Buenas noches, hoy toca dormir pronto".

El concejal del PP Pedro Corral no lo vio así y afirmó que "la lección de los Reyes Magos vestidos con cortinas de ducha no la olvidaremos jamás". El consejero madrileño de Medio Ambiente, Jaime González Taboada, fue más duro: "Me encantaría que algún iluminado explicara a mi hija de 5 años por qué los Reyes son reinas, los animales no existen y la ropa no es la adecuada. Qué forma de cargarse la ilusión de los niños. Qué pena".

También desde las filas del Partido Popular, el alcalde de Alcorcón, David Pérez, se ha preguntado si "la señora comunista" está satisfecha "habiendo destruido la ilusión de miles de niños por sus caprichos sectarios".



A juicio del Ayuntamiento de Madrid, ya que nadie sabe cómo iban los Reyes Magos, solo puede existir un debate sobre la "idea creativa" y el atrezo elegido, "tan válido como cualquier otro" como puede ocurrir "en cualquier otra actividad" escénica, de ópera o música.

En este sentido, la misma fuente recuerda que pueden darse montajes de una misma ópera con trajes del siglo XIX o con vestiduras futuristas que no desvirtúan el contenido de la representación. Por ello, el Gobierno de la ciudad no entiende que pueda haber polémica cuando los Reyes "son los mismos" y "la tradición se ha mantenido". El resto, prosigue, "está sujeto a la subjetividad de cada uno" y "no debería ser polémico".

Fuentes del Ayuntamiento han dejado claro que la cabalgata de Reyes se hizo para que los niños viesen "la magia", tuvo "participación ciudadana", un discurso "precioso" y respetó "el origen de la tradición".

La directora artística de la cabalgata ha sido la exrresponsable de artes escénicas de La Casa Encendida de Madrid Maral Kekejian, una veterana comisaria especializada en teatro infantil que contó con un presupuesto municipal de 535.540 euros, a los que hay que sumar los 200.000 que aportaron los patrocinadores. Una cifra inferior a los 800.000, más la aportación privada de varias empresas de otros 433.430 euros, con que contó la cabalgata del pasado año, cuando Ana Botella (PP) era alcaldesa de la capital.