Publicado: 14.09.2016 16:50 |Actualizado: 14.09.2016 16:50

El equipo de Carmena quiere saber por qué la sociedad que gestiona la M-30 ha pagado 554 millones de euros en diez años

La sociedad mixta Calle 30 —participada por el Ayuntamiento en un 80% y en el 20% por un socio privado— sólo tiene una única fuente de ingresos: el Ayuntamiento, que asume en exclusiva el pago de tasas, dividendos y costes de mantenimiento de la vía

Publicidad
Media: 3.42
Votos: 12
Comentarios:
Una imagen de archivo de los túneles de la M-30 de Madrid.

Una imagen de archivo de los túneles de la M-30 de Madrid.

MADRID.— El Ayuntamiento de Madrid quiere saber por qué la sociedadMadrid Calle 30, empresa que gestiona la gran vía de circunvalación de la capital, ha desembolsado desde 2005 más de 554 millones de euros en concepto de impuestos, intereses de préstamos subordinados y dividendos repartidos al socio privado. Sólo en 2015 esos conceptos supusieron cerca de 61 millones.

Resolver esa incógnita ocupará las próximas sesiones de la comisión de investigación en el Ayuntamiento. La comisión investigará la gestión de Madrid Calle 30 a lo largo de tres sesiones. La próxima sesión sobre la sociedad mixta Calle 30 —participada por el Ayuntamiento en un 80% y en el 20% restante por EMESA— se celebrará en la fecha a decidir por una próxima Junta de Portavoces, que también determinará los comparecientes llamados a declarar en la Plaza de la Villa.



La única fuente de ingresos de Madrid Calle 30, con trece trabajadores, es el Ayuntamiento, administración que asume en exclusiva el pago de tasas, dividendos y costes de mantenimiento de la vía, con una transferencia anual superior a los 140 millones de euros.

El 4 de marzo de 2004 el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid firmaron un convenio por el que la titularidad de la hasta entonces carretera de circunvalación M-30 y una serie de tramos viarios de funcionalidad ligada a ella pasaban a ser de titularidad municipal.

El Pleno del Ayuntamiento del 23 de diciembre de 2004 acordó la prestación del servicio público mediante la forma de gestión indirecta mediante una sociedad de economía mixta. En agosto de 2005 se adjudicó el concurso a favor de EMESA —ntegrada por Ferrovial Servicios, Dragados y API Conservación—. Tras la concesión quedó establecido el modelo económico-financiero que había que cumplir durante la vida del proyecto, hasta el año 2040.

La sociedad se fundó inicialmente para construir los túneles de la M-30, de forma que el coste de estas obras no computaron como deuda municipal. El objeto social y la actividad principal incluyen la gestión, explotación y mantenimiento, además de las obras de reforma y mejora, de la vía de circunvalación M-30 y sus infraestructuras y espacios relacionados. La sociedad ya no tiene deuda, subrogada en 2011 al Ayuntamiento, aunque sigue funcionando con el diseño mercantil inicial.

Se pondrá a disposición de los grupos municipales que participan en este órgano la documentación necesaria para analizar el modelo y las prácticas de esta empresa mixta, una documentación también accesible a la ciudadanía.