Público
Público

El Ayuntamiento de Móstoles llevará ante la Fiscalía Anticorrupción un desfase de cuatro millones en las obras de un polideportivo 

Una auditoría encargada por el actual Gobierno municipal destapa una diferencia de 4,2 millones de euros entre la obra certificada y la ejecutada realmente en el pabellón Andrés Torrejón, proyecto estrella del gobierno del PP. El proyecto, que ya ha costado más de 20 millones, tenía que haberse terminado hace siete años 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El pabellón Andrés Torrejón de Móstoles, paralizado desde 2015.

El proyecto insignia que el PP de Móstoles se propuso construir hace diez años, el palacio de deportes Andrés Torrejón, se ha convertido en un esqueleto de vidrio y hormigón por el que el Ayuntamiento ha desembolsado más de 20,3 millones de euros, una gran parte del presupuesto del Instituto Municipal del Suelo (IMS). Una inversión enorme para un proyecto desmesurado que aún no han podido disfrutar los ciudadanos. Pero además, la obra acumula un desfase de 4,2 millones entre la obra certificada y la obra ejecutada.

Así consta en la auditoria externa encargada por el IMS, un detallado informe al que ha tenido acceso Público, en el que la auditora especifica que hay una diferencia
de 4.189.289,53 euros entre la obra realizada y la certificada, de los cuales, 3,7 millones corresponderían a obra ejecutada y 429.594 euros a diferencias entre lo ejecutado y certificado en seguridad del recito y salud. Una diferencia que viene a confirmar las sospechas de actual Gobierno local, que llevará el caso ante la Fiscalía Anticorrupción, según han adelantado a Público fuentes del Consistorio.

El Ayuntamiento de Móstoles, donde gobierna el PSOE junto a Ganar Móstoles, defendió esta auditoría para "certificar" si las obras inacabadas del pabellón "coinciden con lo ya pagado" y para "arrojar luz sobre lo que queda por ejecutar y las magnitudes económicas que conllevaría", ha explicado el concejal de Cultura, Bienestar Social y Vivienda, Gabriel Ortega, de Ganar Móstoles. Una auditoría criticada por el PP municipal, que echa en cara al nuevo Gobierno que no haya continuado el proyecto.

Las obras, que se adjudicaron a la constructora Ortiz, se iniciaron el 22 de marzo de 2010 y deberían haberse terminado en 13 meses por un presupuesto de algo más de 31,3 millones de euros sin incluir el IVA, según el contrato firmado por el entonces acalde del PP Esteban Parro, que proyectó, licitó e inició la construcción. Continuó el faraónico proyecto su sucesor en el cargo, Daniel Ortiz, también del PP.

El contrato especificaba que parte del pago de la obra se haría en especie, mediante la cesión a la constructora durante 30 años de una zona lucrativa con usos deportivo y complementarios del deporte (locales) y del aparcamiento del edificio, curiosamente, la única parte del proyecto que sí está terminada y en funcionamiento. En total, el Ayuntamiento tendría que desembolsar unos 26,6 millones de euros.

Sin embargo, desde el principio hubo retrasos y paralizaciones de la obra, que nació como gran promesa electoral del PP y como punto fuerte de la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos. Pero, en lugar de las olimpiadas llegó, la crisis económica y el Consistorio no pudo hacer frente a la factura, por lo que se fueron alargando los plazos y reprogramando el proyecto. A día de hoy, el pabellón sigue sin estar terminado, ya que el nuevo Gobierno municipal se negó a seguir invirtiendo en la obra sin realizar esta auditoría. La construcción se detuvo por última vez el 1 de junio de 2015 tras solicitar la constructora la rescisión del contrato, y sólo se encuentra certificado el 76% de la obra, aunque según la auditora, las obras realizadas sólo llegan al 62,25%.

Se trata de un polideportivo mastodóntico, con un aforo estimado de 9.500 plazas, sólo superado en la región por el Palacio de los Deportes de Vistalegre y ligeramente por la Caja Mágica. Para su edificación, el Ayuntmaiento tuvo que demoler otro mucho más pequeño

Harían falta 15 millones para terminar la obra

Mientras tanto,el PP sigue criticando que el Apuntamiento haya gastado casi 170.000 euros en este informe en lugar de invertir ese dinero en culminar la construcción. Sin embargo, según la auditoría, que ha tomado como referencias los precios de mercado y tarifas actuales, añadiendo honorarios, tasas y otros costes, para terminar el pabellón harían falta aún 15 millones de euros, es decir, que habría un sobrecoste de nueve millones sobre el proyecto aprobado por la administración del PP. 

"El PP llevó al IMS al borde del concurso de acreedores aumentando su deuda en 16 millones de euros en el mandato 2011-2015 y paralizó las obras en julio de 2014 del Pabellón Andrés Torrejón", ha criticado el concejal de Ganar Móstoles, a quien no le que más remedio que terminar el pabellón dado lo avanzado de las obras.