Público
Público

Aznar acusa al Gobierno de "mostrar a terroristas como hombres de paz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha pedido este jueves 'a los españoles' un 'respaldo mayoritario' al líder del PP, Mariano Rajoy, en las elecciones generales del 20 de noviembre. 'Es tiempo de Mariano Rajoy' y 'tiempo de poner en marcha la revolución de la normalidad', ha defendido.

Para Aznar, esa normalidad significa, entre otras cosas, 'respetar las instituciones, no gastar más de lo que se ingresa, que todos puedan disfrutar del espacio público, que los padres puedan responsabilizarse de la educación de sus hijos, que los estudiantes hagan exámenes y tengan recompensa, que los jóvenes tengan perspectivas, que se aliente la iniciativa, el éxito, la creación de riqueza y de empleo, cumplir compromisos' y 'defender los intereses de España'.

A este respecto, el expresidente del Ejecutivo también ha aprovechado para atacar las leyes del aborto, de muerte digna ('lo normal es proteger el valor de la vida humana') y de memoria histórica ('lo normal es respetar la historia de tu país y no abrir heridas del pasado').

Aznar, que ha intervenido en la Convención del PP en Málaga, ha centrado gran parte de su duro discurso en la organización terrorista ETA, que solo 'acabará', ha dicho, si se derrota 'sin condiciones' y si se hace 'efectiva esa derrota y paga por sus responsabilidades'. 'La única posibilidad que tiene ETA es que abandonemos y parece que eso es en lo que están algunos', ha advertido para recordar que derrotar a ETA no pasa porque pueda 'desarrollar su proyecto a través de una coalición que no condena el terrorismo', en clara alusión a Bildu. Posteriormente también ha señalado que 'los terroristas' están 'sentados en las instituciones.

'Los terroristas están sentados en las instituciones'

El expresidente ha criticado además la política antiterrorista del actual Ejecutivo al acusarlo de impulsar 'tratos para mostrar a los terroristas como hombres de paz'.

Aznar ha atacado con dureza el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del que ha destacado 'los daños que ha causado' y al que ha acusado de 'frívolo' y 'extremista'. 'La responsabilidad es enorme, la tarea es ingente y hay una necesidad de tener cuanto antes un buen Gobierno, que tendrá como primera tarea recuperar para España la confianza malgastada', ha reclamado al mismo tiempo que ha señalado que 'los socialistas salen siempre muy caros'.

Con el auditorio lleno, Aznar ha llegado incluso a insinuar que en España no existe una crisis económica. 'Los socialistas pretenden simular que en España explotó un meteorito en forma de crisis y el único meteorito que explotó son ellos mismos', ha apuntado.

El dirigente conservador también ha echado la vista atrás para recordar lo acontecido en 1996, cuando accedió a la presidencia del Gobierno. Entonces, ha dicho Aznar, trabajaron 'para salvar a España del agujero de paro, el despilfarro y la corrupción' debido a la 'pésima herencia' que dejó, en su opinión, el Ejecutivo de Felipe González. Ahora, sin embargo, para Aznar 'la herencia será aún peor' y será necesario llevar a cabo 'ambiciosas reformas que hagan de España un país de empleo y de oportunidades' de forma que se 'recupere la credibilidad del país en Europa y en el mundo'.

'No tenemos que esconder ni nuestras siglas ni nuestros principios'

'Nos arruinan el presente y nos hipotecan el futuro. En 2004, los socialistas tuvieron el país más sólido y ahora Rajoy cogerá el país arruinado. Nos ha salido muy cara su invención de derechos que no son tales y el desprecio a las leyes en vigor, además de burlar la constitución por la puerta de atrás y su sesuda tesis de que el dinero público no era de nadie, por lo que gastaron sin freno en cualquier ocurrencia', ha afirmado.

Sobre el candidato conservador, Mariano Rajoy, no se ha pronunciado hasta el final de su intervención, y lo ha hecho para destacar únicamente su 'serenidad, seriedad, experiencia y buen sentido'. Finalmente, ha asegurado que el PP 'es un partido seguro, fiable y cumplidor que puede presentar un buen balance'. 'No tenemos que esconder ni nuestras siglas ni nuestros principios, ni tenemos que disfrazarnos'.

El líder conservador ha tenido un espacio en su intervención para el presidente fundador de su formación, Manuel Fraga Iribarne, ya retirado de la política activa. Aznar, que según dijo lo visitó hace poco, ha asegurado que 'la historia del partido sería inconcebible sin Manuel Fraga' y ha pedido a los futuros dirigentes que tomen como ejemplo tres de sus 'cualidades: la honrada pasión política, la inagotable capacidad de trabajo y la vocación vital de servicio a España'.