Público
Público

Aznar culpa a Zapatero del "lío" del Estatut

El ex presidente del Gobierno reclama el fin de la "irresponsable deriva de inestabilidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La lectura principal que hace el ex presidente de Gobierno José María Aznar sobre el fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya es que toda la responsabilidad del 'lío' es de  José Luis Rodríguez Zapatero.

Aznar, que llegó a anunciar la 'balcanización de España' años atrás, valora ahora como positiva la sentencia del TC que avala casi la totalidad del Estatut. Aunque adolezca de exceso de 'interpretación', asegura, marca los límites del Estado autonómico por lo que debe darse por concluida la 'irresponsable deriva de inestabilidad y deterioro institucional'.

En su intervención inaugural del Campus de Verano de la fundación FAES que preside, Aznar ha remarcado que el proceso estatutario catalán fue una 'obra más bien chapucera de albañilería política', de la que exculpa a los nacionalistas, que ha llevado al país a una 'profunda sima jurídica y política'. Y todo, según explicó, motivado por el empeño de los socialistas de mantenerse en el poder.

'Hemos padecido el efecto de un proyecto político que ha pretendido -y que va a seguir intentando- convertir un problema de Gobierno en un problema de Estado para encubrir sus propias responsabilidades', ha señalado.

Aznar responsabilizó al PSOE, y en particular a Zapatero, de sacar adelante el Estatuto a toda costa 'en un empeño de alteración del marco político y de exclusión del adversario más cargado de imprevisión, de frivolidad y de sectarismo'.

'Es preciso tener muy claro quiénes nos han llevado al borde de una profunda sima jurídica y política y quiénes nos han arrastrado, por su estricta conveniencia partidista, al límite de un Estado constitucionalmente fallido, sin nada que lo justificara', remachó. Manifestó que nada de esto habría ocurrido si el PSOE de Zapatero 'no hubiera roto los consensos constitucionales básicos y esenciales para la estabilidad del modelo de Estado'.

El debate sobre la nación catalana 'ya ha sido zanjado', dice Aznar

Aznar celebró que, al menos, la sentencia del Tribunal Constitucional ha rechazado la definición de Catalunya como una nación propia y ha recalcado la unidad indisoluble de la nación española.

Asimismo, ensalzó que el debate sobre la nación catalana 'ya ha sido zanjado', aunque desde la Generalitat se cuestione el fallo y se llame a la rebeldía con la convocatoria de una manifestación ciudadana.

Argumentó que la sentencia del Tribunal Constitucional ha puesto de manifiesto que el Estatuto 'no estaba cepillado', como se dijo desde el PSOE cuando salió aprobado en las Cortes Generales, y que el recurso que presentó el PP fue 'un acto de responsabilidad, de lealtad y de compromiso constitucional'.

'Lo que ha quebrado no es ningún proceso de llamada construcción nacional, sino una obra más bien chapucera de albañilería política para sostener en el poder a quienes ya se han cobrado con largueza los réditos del Estatuto', dijo sobre la sentencia.

Aznar lamentó que los magistrados del Constitucional hayan utilizado 'en exceso' la técnica de la reinterpretación para corregir 27 artículos del Estatuto de Catalunya, ya que entiende que sería mejor 'fortalecer el valor normativo de la Constitución y su primacía efectiva sobre el resto del ordenamiento jurídico'.

Aznar lamenta que los magistrados del TC hayan utilizado 'en exceso' la técnica de la reinterpretación

Por eso, señaló que conviene esperar a conocer el contenido concreto de la reinterpretación que el tribunal hace de esos 27 artículos para 'calibrar en su integridad el alcance de la sentencia' sobre el Estatuto.

'Esta sentencia debe contribuir a superar esa idea de que el modelo de Estado no tiene una configuración constitucional definida y que, por tanto, puede quedar a merced del aventurismo político de mayorías pasajeras', añadió.

El presidente de FAES advirtió de que 'estamos en un destructivo juego de suma de cero' para fortalecer a las comunidades y debilitar al Estado hasta convertirlo en residual, lo cual era el 'objetivo declarado de los promotores del Estatuto y de los que luego se subieron a ese carro'.

Para terminar, pidió 'dar por concluida esta irresponsable deriva de inestabilidad y deterioro institucional' y abrir una nueva etapa que asuma la 'exigencia de reconstruir el consenso constitucional' de 1978.