Público
Público

Aznar: "Melilla vive entre el acoso de Marruecos y la dejadez del Gobierno"

El ex presidente del Gobierno ha pedido al Ejecutivo una "política de seriedad y decisión" ante el conflicto en Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Aznar considera que Melilla vive 'en una especie de paréntesis entre el acoso y la dejadez'. Así lo ha afirmado durante su polémica visita a la ciudad autónoma, que ha generado reacciones en contra desde el Gobierno y a favor desde el partido del que es presidente de honor. 

Aznar ha recorrido los puestos fronterizos de la aduana de Beni-Enzar, donde ha expresado su 'respaldo a todos aquellos que pasan malos momentos y son duramente insultados, no precisamente desde lo que se entiende como una política basada en la buena vecindad'.

En su comparecencia ante la prensa, sin preguntas, el ex presidente del Gobierno ha asegurado que 'muchos ciudadanos pueden sentir a veces el momento en que, mientras unos acosan, otros tienen actitudes de dejadez'. 

Imbroda y Aznar no admitieron preguntas de los periodistas

 

Por esa razón, el presidente de FAES ha pedido pasara a 'una política de seriedad y de decisión'. 'Hay políticas serias, decididas, concretas y coherentes que cuando se aplican bien dan resultados', ha añadido. Pese a sus palabras, Aznar ha querido aclarar que no estaba en Melilla 'para criticar a nadie'.

Aznar también ha aprovechado su visita para felicitar por el Ramadán a los musulmanes que viven en Melilla y ha afirmado que los melillenses no deben tener 'sensación de lejanía, aislamiento o soledad', al tiempo que se ha mostrado dispuesto a poner su 'granito de arena'.

Por su parte, el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda (PP), ha agracido al ex presidente conservador que aceptara su llamada para visitar la ciudad española del Norte de Africa en estos momentos de crisis fronteriza con Marruecos y en el día que está previsto se levante el bloqueo de alimentos

En una intervención ante el propio Aznar, Imbroda manifestó que 'quiero dar las gracias al presidente por haber atendido una vez más nuestra llamada para venir a Melilla' y 'por su profundo compromiso y amor que siempre ha tenido por tierra española que es Melilla'.

El también senador del PP recordó que cuando Aznar ejerció sus responsabilidades como presidente del Gobierno 'aquellos fueron los mejores años con mayúsculas en la democracia para Melilla, creció económicamente hasta alcanzar los parámetros europeos de aquella época de la convergencia y abandonamos el farolillo rojo, gracias a las inversiones públicas que llegaron como nunca'.

Imbroda destacó que todo el desarrollo posterior de la ciudad autónoma se produjo 'gracias a la continuidad de las obras y proyectos que se realizaron en la etapa del Gobierno de Aznar', para añadir que ahora, con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, 'desgraciadamente ya no es así'.

'Por ello todos le debemos respeto y consideración al presidente Aznar y yo el primero, porque siempre ha acudido a cualquier llamada nuestra', concluyó Imbroda.

Aznar, que llegó acompañado de su hijo Alonso, fue recibido en el aeropuerto por el presidente de Melilla, y posteriormente se dirigió en varios vehículos hacia el puesto fronterizo de Beni-Enzar. 

El ex presidente fue saludado por un alto mando de la Guardia Civil de la frontera y después desde la zona española del puesto fronterizo comprobó cuál es la situación en la que desempeñan su labor los miembros de la Policía Nacional y Guardia Civil en la separación con Marruecos.

Posteriormente, Aznar y la comitiva que le acompaña, la mayoría altos responsables del Gobierno del Melilla y del Partido Popular local, se dirigió al centro de la ciudad, donde desayunó en una conocida cafetería y más tarde paseó por la principal calle del centro, la Avenida Juan Carlos I.

Sobre el mediodía, mantuvo una reunión con Juan José Imbroda por espacio de más de una hora. Aznar e Imbroda se dirigieron luego a las decenas de periodistas desplazados a Melilla pero sin admitir sin preguntas. Para finalizar almorzaron en un restaurante local, antes de tomar de nuevo el avión a las tres y cuarto de la tarde hacia la Península.