Publicado: 05.10.2010 08:31 |Actualizado: 05.10.2010 08:31

Aznar, entre los peores ex presidentes del mundo

La revista 'Foreign Policy' elabora una lista con los cinco peores ex gobernantes en la que destaca el español por sus polémicas declaraciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En España no son pocos los que consideran a José María Aznar el peor ex presidente del Gobierno de la democracia. Sus polémicas declaraciones, sus críticas sin ningún tipo de recato a la credibilidad de España en cualquier foro internacional o su visita a Melilla el pasado mes de agosto en plena crisis diplomática con Marruecos le han granjeado fama de resentido y desleal, muy lejos del papel institucional que tradicionalmente debe jugar un ex gobernante.

Ahora esa fama ha traspasado fronteras: la revista Foreign Policy le ha incluido en una lista de malos ex gobernantes junto al ex canciller alemán Gerhard Schröder, el nigeriano Olesegun Obasanjo (presidente de Nigeria entre 1999 y 2007), Joseph Estrada (presidente de Filipinas entre 1998 y 2001) y Thaksin Shinawatra (primer ministro de Tailandia entre 2001 y 2006). 

Las razones que esgrime la revista para considerar a Aznar uno de los peores ex presidentes del mundo son varias. La lista es larga: su empeño en que fueron los terroristas de ETA los autores del 11-M; sus ataques a los ecologistas a los que llamó "abanderados del calentamiento global que tratan de restringir libertades"; su afirmación de que los musulmanes deberían pedir disculpas por los siglos que ocuparon la península ibérica; sus críticas a las campañas de tráfico defendiendo el derecho a beber vino incluso si se va a conducir.

Por último, la publicación se refiere a su amistad con Israel: considera que la campaña del ex presidente español en defensa de la causa israelí es "defendible" pero advierte de que tanta pasión le puede acabar conviertiendo en una mera 'cheerleader' de Tel Aviv.

No se le acusa de intentar robar unas elecciones como a Osabanjo o de intentar derrocar a un Gobierno como Shinawatra. Tampoco se le acusa de corrupto como a Estrada o de recibir un montón de dinero trabajando en un lobby prorruso como a Schroëder, pero es claro que la fama de Aznar, todo lo que ha dicho y hecho, no deja indiferente.