Público
Público

Baltar se perpetúa en Baltar

El presidente conservador de la Diputación de Ourense se retira después de preparar para el cargo a su propio hijo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras 22 años al frente de la Diputación de Ourense, el histórico barón del PP gallego José Luis Baltar Pumar presentó ayer su dimisión porque no quiere 'perpetuarse en el cargo'. 'Me marcho en el momento adecuado; el partido está bien, sin dificultades', insistió, después de hacer hincapié en que 'nunca' ha perdido unas elecciones. 'Soy yo el que he decidido cuando me voy', dijo.

El actual vicepresidente del organismo provincial, Rosendo Fernández, asumirá desde mañana, y de manera provisional, las riendas de la Diputación, aunque en el PP todos dan por seguro que Baltar ha preparado el terreno para que sea su propio hijo, el diputado autonómico y presidente del PP de Ourense, José Manuel Baltar Blanco, quien le suceda en el cargo.

'Soy yo el que he decidido cuando me voy', afirma al despedirse

El barón conservador señaló ayer su intención de quedarse 'al margen' de la designación, pero lo cierto es que hace ya años que prepara el relevo. Ahora que el veterano político ourensano abandona la primera línea, ha llegado el momento de mover ficha. Baltar Blanco, vicepresidente del Parlamento gallego, podrá acceder a la diputación gracias a que es suplente en la lista de diputados provinciales. Y tras la salida del padre, todo el mundo da por hecho que el primer suplente renuncie al acta para dejar vía libre a José Manuel Baltar Blanco.

No es la primera vez que el histórico político ourensano se sale con la suya. Ya en 2010 echó un pulso y lo ganó al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, al imponer a Baltar Blanco como presidente del PP provincial, pese a no gozar de las simpatías que sí despierta el padre en Ourense. Unos años antes, Baltar distribuyó una carta entre los alcaldes en señal de protesta por el supuesto trato desfavorable otorgado por Feijóo a los ourensanos. En realidad, se rebelaba así contra el mandatario gallego por no haber nombrado a su hijo conselleiro.

Deja el 40% del Presupuesto de la diputación dedicado a pagar sueldos

En su comparencia ante la prensa en la tarde de ayer, en otra crítica velada a Núñez Feijóo, Baltar no tuvo empacho en cargar contra la cúpula del Partido Popular gallego. 'Los de arriba son unos veletas, no como mis votantes y los militantes; cuando tienes su apoyo, no hay quien te tumbe', afirmó sin empacho.

No es extraño gozar de este respaldo cuando se es el segundo empleador de la provincia. La institución que preside quien no ha dudado en calificarse a sí mismo como cacique da hoy empleo a más de 1.200 personas, cuyos salarios absorben el 40% del presupuesto. Entre los empleados, se cuentan buen número de afiliados del PP, alcaldes, hijos y familiares. Pese a la crisis, en los últimos años las convocatorias de oposiciones han sido constantes, mientras la oposición denunciaba el amaño de los concursos públicos. Los que no se contaban entre los empleados, siempre podían ir a dar una vuelta por el despacho de Baltar los jueves, donde era vox pópuli el reparto en mano de subvenciones por importe de hasta 3.000 euros.

El secretario del PSOE de Ourense, Raúl Fernández, por su parte, calificó de 'abdicación' el anuncio de Baltar porque, según pronosticó, 'dejará la Diputación en herencia a su hijo'. 'Es una lucha política con el señor Feijóo para salvaguardar la carrera política de su hijo', criticó el responsable socialista.

Clava la última puya a Feijóo: 'Los de arriba son unos veletas'

Por su parte, el portavoz del PSdeG en la Diputación, José Ignacio Gómez, reprochó también que José Luis Baltar padre 'abdique después de haberse presentado como candidato y haber engañado claramente a los ciudadanos'. Los socialistas calificaron ayer de 'intolerable' que se juegue de este modo con una institución pública. Por contra, el secretario general de los conservadores gallegos, Alfonso Rueda, ensalzó la labor de Baltar, que 'deja el PP de Ourense en una situación electoral muy saludable'.