Público
Público

Barberá llama a Rubalcaba por la sentada de un grupo de indignados ante su casa

La alcaldesa de Valencia denuncia que un grupo de indignados la insultó a las puertas de su casa. "Estos de pacíficos no tienen nada", dice

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jornada del 19-J discurrió con total tranquilidad y sirvió para que el Movimiento 15-M retomara fuerza e impulso como movimiento pacífico y ciudadano. Unas 200.000 personas se manifestaron en medio centenar de ciudades sin apenas incidentes.

En Valencia un grupo de indignados se concentró delante del domicilio de la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, algo que a ésta no le sentó muy bien: llamó al ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, para quejarse.

la alcaldesa de Valencia criticó que la manifestación se dirigiera hacia su persona. Aseguró que no se puede consentir que un grupo de manifestantes haga una sentada ante su puerta y megáfono en mano le insulte y le diga 'barbaridades'.

Barberá explico que el domingo intentó ponerse en contacto con la delegada del Gobierno, Ana Botella, para expresarle su queja, pero al no poder contactar con ella decidió llamar directamente a Rubalcaba para trasladarle la situación. Según la alcaldesa, Rubalcaba atendió la llamada 'con toda la cortesía' y aseguró que analizaría lo ocurrido.

En su recorrido por la ciudad, los manifestante pasaron por la calle de la alcaldesa, al otro lado del Parterre, y decidieron hacer una concentración ante su puerta. Según la alcaldesa de Valencia, profirieron insultos contra su persona, lo que Barberá consideró 'lamentable'.

A su parecer, es una 'sinvergonzonada intolerable' que los manifestantes se paren, se sienten y utilicen el megáfono para ofender e insultar.

'Estos de pacíficos no tienen nada', señaló Barberá, quien ha calificado de 'extrema izquierda' al grupo que se paró ante su puerta.

Según la alcaldesa, no se puede consentir una protesta de este tipo a un representante democráticamente elegido en las urnas y una semana después de haber tomado posesión.