Público
Público

Barcelona prepara ya la bienvenida

El ayuntamiento tiene todo a punto para recibir a los cooperantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todo eran buenos augurios y máxima expectación. Los familiares de Roque Pascual y Albert Vilalta, que se encontraban descansando unos días fuera de Barcelona, retornaron ayer a casa para esperar su vuelta y darles un caluroso recibimiento, según explicaron a Público fuentes próximas a los cooperantes. Durante toda la tarde, el Ayuntamiento de Barcelona también se mantuvo a la espera de confirmar los hechos para preparar un dispositivo de bienvenida, según pudo saber este diario.

El anuncio de la liberación inminente de Roque Pascual y Albert Vilalta provocó desde el primer momento una gran alegría entre los miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària, pero tuvo que ser contenida a falta de una confirmación oficial.

Los miembros de la ONG en la que cooperaban Pascual y Vilalta se reunieron ayer en su local del barrio de Sant Andreu de Barcelona hasta las 10 de la noche. La expectación era enorme y decenas de periodistas se concentraron ante las puertas del local. Cada vez que entraba uno de los miembros de la asociación se repetían los abrazos y las sonrisas. Sus caras mostraban que las cosas iban bien. Sin embargo, intentaron que las muestras de entusiasmo tuvieran lugar siempre lejos de las cámaras.

La ONG admite que no esperaba que la noticia llegase durante el ramadán

Oficialmente, no se podía asegurar que todo estuviera completamente resuelto. Al Qaeda ya no tenía cautivos a los dos cooperantes. Pero, en primer lugar, faltaba identificar la ubicación en la que se encontraban tras ser liberados. Después, era preciso lograr que llegaran a territorio seguro. Por este motivo el Gobierno eludía confirmar oficialmente la liberación.

Finalmente, los responsables de Barcelona Acció Solidària accedieron a atender a la multitud de periodistas que esperaban ante su sede la llegada de informaciones directas que confirmaran que Pascual y Vilalta se encontraban a salvo. Pero las horas iban transcurriendo sin novedades. A las nueve de la noche, el responsable de la ONG, Francesc Osán, compareció públicamente para decir que seguían sin confirmación oficial de la liberación y que no ofrecerían más información hasta la mañana siguiente. Sin embargo, anunciaban que continuarían aguardando durante la noche.

Pese a la espera, predominó el buen humor, motivado por la plena confianza en que pronto se produciría un final feliz. Aunque hace días que esperaban la noticia, admitieron que creían que se retrasaría, ya que temían que en época de ramadán hubiera pocos movimientos para negociar las condiciones.

Frente a la cautela del ayuntamiento, varios líderes políticos quisieron expresar su satisfacción. Así lo hicieron la portavoz de ICV, Laia Ortiz, y el presidente del PP de Barcelona, Alberto Fernández Díaz. 'Todos tenemos que estar contentos porque es un momento feliz', afirmó Xavier Trias, de CIU, quien expresó su 'solidaridad' con las familias y la ONG, y agradeció los esfuerzos por lograr la liberación, 'empezando por la tarea realizada por el Ministerio de Exteriores', dijo Trias.