Público
Público

El barómetro de Alternativas registra un retroceso democrático

Las debilidades detectadas por la fundación progresista coinciden con las demandas de los indignados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sensación de que la calidad de la democracia está empeorando no la tienen sólo los miles de jóvenes indignados que han llenado las plazas: los expertos ya venían registrando el deterioro, como pone de manifiesto el barómetro para 2011 del Laboratorio de la Fundación Alternativas, elaborado antes de que irrumpiera el 15-M y que se presentará a finales de este mes.

El Laboratorio de la Fundación Alternativas el más influyente centro de investigación de izquierdas en España elabora desde 2008 un Informe sobre la democracia que incluye un barómetro en el que intervienen un centenar de expertos (en esta ocasión, 118), sobre todo del mundo académico. Los participantes puntúan hasta 57 variables del funcionamiento de la democracia en una escala que va del 0 (muy deficiente) al 10 (sobresaliente).

En este último informe, aún no presentado, se otorga al funcionamiento de la democracia un 5,9, pero 22 de los 57 indicadores retroceden con respecto a 2010. Y si se compara con el primer barómetro, de 2008, retroceden 38.

Las cinco principales deficiencias de la democracia española que identifican los expertos coinciden con las preocupaciones que han expresado los indignados en la Puerta del Sol y en tantísimas plazas llenas de jóvenes (ver cuadro). La mayor deficiencia es la que afecta a la interferencia internacional en la política nacional, indicador que, según el informe, se desploma tras la imposición del ajuste procedente de la UE, la crisis con Marruecos por la activista saharaui Aminatou Haidar y las revelaciones de Wikileaks.

Pero el resto de deficiencias graves (que los expertos califican por debajo del 4) también está en la agenda de los indignados: corrupción, falta de independencia económica del poder político, poca accesibilidad de los representantes públicos y dificultades para el acceso igualitario al poder.

El informe constata el retroceso, pero subraya que las variaciones son pequeñas la que más cae es un punto en cuatro años y, por tanto, 'poco significativas' aunque 'dignas de atención'.

'Se mantienen los problemas seculares de la democracia española, que ya han sido señalados en informes anteriores: mala calidad de la participación política más allá del proceso electoral e incapacidad del sistema para atajar y combatir la corrupción política', resume el documento del Laboratorio de la Fundación Alternativas, que dirige Belén Barreiro, expresidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Y abordando específicamente el deterioro sufrido en el último año, el informe concluye con una advertencia que parecía intuir la irrupción del 15-M e incluso la debacle del PSOE el 22-M: 'Los expertos advierten del perjuicio que supone para la democracia española la incapacidad del Gobierno para sacar adelante sus políticas sin las interferencias de los poderes económicos y las instituciones internacionales. Esto es, los ciudadanos podrían sentirse menos representados al comprobar cómo la toma de decisiones políticas sobre sus intereses se traslada desde el proceso electoral a espacios ajenos a la participación ciudadana'.