Público
Público

Los barones del PSOE tratan de escudarse en listas de consenso

La elección de los delegados que votarán en el 38º Congreso se concentra en viernes y sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como si de una partida de mus se tratara. Con jugadores de grande y de chica, órdagos y envites, engaños y faroles, sin perder nunca de vista la cuenta de los amarracos (los tantos). Así se está librando la lucha por el poder en el PSOE, que esta semana ha entrado en una fase decisiva con la elección de los delegados al 38º Congreso, que se concentrará entre el viernes por la tarde y la jornada del sábado.

Ante este proceso, la mayoría de los secretarios regionales y provinciales está intentando promover que en los congresillos haya listas de consenso para así evitar salir quemados ellos mismos. Aunque hay excepciones, la prioridad compartida es evitar que surjan nuevas fracturas internas, llegar al congreso federal con el escudo de encabezar delegaciones unitarias aunque el voto será secreto e individual de cada delegado y preservar su autoridad ante los congresos regionales y provinciales que se celebrarán inmediatamente después del federal.

La elección de los delegados para el congreso federal se concentra el sábado

Aunque en esas listas únicas o de consenso todo el mundo sabe que habrá representantes de al menos 'dos sensibilidades', las que encarnan Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubal-caba, los líderes territoriales prefieren mantenerse de perfil. Hay excepciones, como el vasco Patxi López, que se ha decantado en público por Rubalcaba, o el navarro Roberto Jiménez, que acompaña a Chacón desde que empezó a configurarse su candidatura. Se trata, de forma no casual, de dos dirigentes que en las últimas elecciones autonómicas llevaron a su partido al poder después de muchos años en la oposición y todavía con tiempo por delante en su legislaturas.

La impresión dominante en el PSOE es que el resultado de la carrera en la que Rubalcaba y Chacón compiten por el liderazgo socialista 'está abierta' y ambos precandidatos llegarán a Sevilla, donde se celebrará el cónclave en el primer fin de semana de febrero, con opciones de ganar. Así que nadie quiere equivocarse de caballo ganador y, con el partido abierto en canal, casi nadie puede permitirse errar la apuesta.

El PSOE prevé que Rubalcaba y Chacón llegarán a Sevilla con opciones de ganar

Con las fuerzas parejas entre los partidarios de Rubalcaba y los de Chacón, el desempate puede venir de la ventaja que uno u otro obtengan en las grandes federaciones: Andalucía (234), Catalunya (101), País Valencià (87) y Madrid (79). Los delegados de estos cuatro territorios suman 501 votos, más de la mitad del total. Los partidarios de Chacón se atribuyen ventaja en las tres últimas comunidades autónomas, pero los de Rubalcaba sólo reconocen que la exministra de Defensa sale 'con la ventaja de los cien votos del PSC'.

En Andalucía, la batalla se libra provincia a provincia. En Sevilla, los seguidores de Alfonso Guerra, que se han decantado en toda España por Rubalcaba, han promovido una lista alternativa, rompiendo así la estrategia unitaria impulsada por la secretaria regional de Organización, Susana Díaz, a la que se etiqueta como afín a Chacón.

El lunes empezará la penúltima fase del proceso congresual: el marcaje individual al delegado, el depositario último del voto. Y, a medida que se aproxima la fecha del concilio socialista 3 al 5 de febrero, se juzga más improbable que aparezca un tercer candidato, aunque el madrileño Tomás Gómez siga usando esa posibilidad para no decantarse por Rubalcaba ni Chacón.