Público
Público

Barreda vuelve a azuzar el debate sucesorio en el PSOE

El presidente de Castilla-La Mancha expresa su rechazo a un posible dedazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, volvió a azuzar ayer el debate sobre la sucesión de José Luis Rodríguez al manifestar, en la cadena Ser, su rechazo a la técnica del dedazo.

Aunque dijo no imaginar a Zapatero 'señalando con el dedo a su sucesor', opinó que 'sería un error' que intentara actuar de ese modo para ungir como tal a Alfredo Pérez Rubalcaba. 'Yo, desde luego, no estaría de acuerdo, no digo en que sea o no sea Rubalcaba, sino en el procedimiento. Ya sabemos el desastre que supone el designar al sucesor'.

'Tienen que funcionar las normas internas del partido y la democracia interna, y [el sucesor] se tiene que elegir en primarias, con los medios que están establecidos', defendió.

Las normas internas del PSOE establecen el procedimiento de elecciones primarias para la elección del candidato a la Presidencia del Gobierno, salvo que se trate de la misma persona que ya ocupa el cargo, en cuyo caso debe mediar petición de la mayoría del comité federal. A pesar de ello, por voluntad de Zapatero, en 2008 se convocó formalmente ese proceso, que no llegó a celebrarse por falta de candidatos alternativos.

El procedimiento podría saltarse apelando al artículo 49.3 de los estatutos, que dicen: 'La Comisión Federal de Listas, cuando las circunstancias políticas lo aconsejen o el interés general del partido lo exija, podrá suspender la celebración de primarias en determinados ámbitos territoriales'.

Barreda opinó que Zapatero 'debe sentirse completamente libre para tomar la decisión' sobre si opta a un nuevo mandato. No obstante, señaló: 'No debe hacer caso ni sentirse presionado, ni objetiva ni subjetivamente, por su entorno, por los grupos que están a su alrededor, por la gente que tiene poder vicario y que lo que quiere a lo mejor es que continúe. Todas esas situaciones que se generan en torno a los presidentes, que a veces dicen que no se pueden ir aunque quisieran, las debería dejar a un lado, debería sentirse libre'.