Público
Público

Batasuna se alía con EA y busca una vía hacia las urnas

El pacto establece como "prioridad" la "desaparición de la violencia", pero no recoge una condena a ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La izquierda abertzale y Eusko Alkartasuna formalizaron ayer, en un solemne acto en Bilbao ante más de 600 personas, su alianza para impulsar la construcción de un Estado vasco con una estrategia conjunta basada en 'la confrontación cívica, pacífica y democrática'. El acuerdo no alude a la posibilidad de una coalición en las elecciones municipales y forales de 2011, pero EA y la ilegalizada Batasuna dejan por escrito que es 'necesario impulsar fórmulas electorales que permitan esa acumulación de fuerzas y el desarrollo de los objetivos marcados en el presente acuerdo'.

El documento, titulado Bases de un Acuerdo Estratégico entre Fuerzas Políticas Independentistas, es resultado de los continuos contactos mantenidos por ambas fuerzas durante los últimos meses, especialmente a raíz del proceso interno vivido por la propia izquierda abertzale para articular una 'estrategia eficaz' que le permitiera recuperar el pulso político y avanzar en la consecución de sus objetivos.

Instan a derogar la Ley de Partidos para favorecer otro proceso de paz

El hecho, además, de que la firma final de esta alianza se produzca ahora, después de los pasos dados con anterioridad por la izquierda abertzale en dos declaraciones bajo el compromiso de seguir 'medios exclusivamente políticos y democráticos', había alimentado las expectativas sobre una eventual clarificación aún mayor de su posicionamiento ante ETA. Finalmente, el escrito firmado ayer con EA, de 15 páginas, no recoge una condena explícita ni una alusión a la banda armada, pero sí concreta cuál es la vocación de ambas fuerzas firmantes: 'Es voluntad de quienes firmamos el presente acuerdo la superación del conflicto político y la desaparición definitiva de la violencia. Esa es nuestra prioridad'.

Para ello, EA y la izquierda abertzale plantean que 'es necesario empezar a dar pasos que deben materializarse desde ahora en compromisos concretos en la superación de toda violencia'. Asumen así los principios de Mitchell, que favorecieron el proceso de paz en Irlanda del Norte, y piden al Gobierno que favorezca las 'condiciones democráticas mínimas' para otro proceso en Euskadi con medidas como la derogación de la Ley de Partidos y el final de la dispersión de los presos de ETA.

El compromiso asumido por la ilegalizada Batasuna, junto a EA, para impulsar la construcción de un Estado vasco mediante 'la confrontación cívica, pacífica y democrática' no representa en sí una novedad sobre las declaraciones realizadas por la ilegalizada Batasuna desde que, el pasado febrero, concluyó su debate interno con la aprobación de la resolución política Zutik Euskal Herria y la apuesta por 'medios exclusivamente políticos y democráticos'.

Rufi Etxeberria y Pello Urizar fueron los primeros en firmar la alianza

La virtualidad del documento rubricado ayer radica en que, más allá de las declaraciones anteriores, la izquierda abertzale ha adquirido un compromiso firme de actuación sobre vías 'pacíficas' con EA, y esto en sí mismo constituye un mensaje más para ETA. No en vano EA es una formación cuya trayectoria, desde su fundación hace 24 años, en defensa de los derechos humanos, no es cuestionada por ningún partido. Entre los presentes en la firma del pacto estaba también el ex lehendakari y fundador de EA, Carlos Garaikoetxea. El acto, que se prolongó durante algo más de dos horas, concluyó con la firma del documento por parte del actual secretario general de EA, Pello Urizar, y el dirigente de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria. Después, estamparon su rúbrica otros diez miembros de ambas fuerzas; en el fondo de la pantalla, el escudo de Euskal Herria que engloba los territorios del País Vasco, Navarra y el País Vasco francés, junto al lema Lortu arte!Hasta conseguirlo!).

En el documento, la izquierda abertzale y EA admiten que proceden de trayectorias políticas 'distintas'. Y, tras un análisis de la situación política actual sobre los 'marcos jurídicos-políticos agotados' y los pactos PSE-PP en el País Vasco y PSN-UPN en Navarra, concluyen que, en el momento actual, se dan 'condiciones suficientes' para impulsar un cambio del marco actual en clave soberanista desde el respeto a 'lo que decidiera la mayoría de la ciudadanía vasca'.

La firma fue el colofón a un acto que había comenzado con el sonido de la txalaparta, danzas vascas y la intervención de dirigentes de otras fuerzas, como el Sinn Féin (Irlanda),N-VA (Flandes), FMLN (El Salvador), FPLP (Palestina), ALE del Parlamento europeo, ERC y BNG, entre otras.

En el documento, EA y la izquierda abertzale reconocen sus distintas trayectorias. 'Trabajaremos por superar las contradicciones', dicen, antes de asumir el compromiso de que su relación tenga un 'carácter preferente'.

El ámbito del acuerdo es Euskadi, Navarra y el País Vasco francés, pero plantean una actuación desde el 'respeto' a cada territorio.

'El objetivo principal del acuerdo es la constitución de un Estado vasco'. Ambas formaciones plantean estructuras jurídico-políticas que garanticen el derecho a decidir sobre la independencia u otra relación con España o Francia.

La 'prioridad' de EA y la izquierda abertzale es la 'superación del conflicto político y la desaparición definitiva de la violencia'. Pide al Gobierno que tome medidas para favorecer un proceso de paz.

Ambas formaciones coinciden en que darán 'prioridad a la relación con quienes deseen la construcción del Estado vasco'. Además, en el acuerdo, se refieren en concreto al 'trabajo con la mayoría sindical', en alusión a ELA y LAB. 'Asimismo, consideramos necesario impulsar fórmulas electorales que permitan esa acumulación de fuerzas y el desarrollo de los objetivos marcados en el presente acuerdo'.

Se comprometen a que su estrategia para avanzar hacia la independencia será por vías pacíficas y democráticas.

Una comisión de coordinación controlará el cumplimiento del acuerdo.