Público
Público

Batasuna dice que su rechazo a la violencia es "fehaciente"

El Gobierno insiste en que este compromiso es insuficiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La izquierda abertzale afirmó ayer que su nueva estrategia, basada en el uso de vías exclusivamente políticas y democráticas, es 'fehaciente' y que no dará 'ni un paso atrás en la línea adoptada'.

La izquierda abertzale respondió así al escepticismo mostrado por el Gobierno, el PSOE y el PP después de que, el pasado sábado, anunciara en Pamplona que los estatutos de su nueva formación cumplirán la Ley de Partidos y, además, hiciera público, por primera vez, en un pronunciamiento histórico, el rechazo 'al uso de la violencia, o la amenaza de su utilización para el logro de objetivos políticos'. Tanto los Ejecutivos español y vasco, como el PSOE, creen que esta declaración de la formación ilegalizada aún es insuficiente y le exigen que demuestre con 'hechos fehacientes' su 'ruptura' con ETA para volver a las instituciones.

La antigua Batasuna recuerda que su línea política es un mandato de su base

Ante esta respuesta, la izquierda abertzale contestó ayer en un escrito que su nueva apuesta política es 'fehaciente' por el mero hecho de que responde al 'mandato' de su 'base social', es decir, a la resolución política Zutik Euskal Herria, aprobada desde la 'unilateralidad' por más de 7.000 militantes el pasado febrero a favor de seguir 'vías y medios exclusivamente políticos y democráticos'.

Cabe recordar que el dirigente Rufi Etxeberria, encargado de presentar el sábado los principios del 'nuevo proyecto político' junto a Marian Beitialarrangoitia, ya manifestó, el pasado mes de junio en una entrevista en el diario Berria, que 'la base de la izquierda abertzale' había dado 'un mandato a todas las organizaciones de la izquierda abertzale', incluida ETA. 'Lo único que se espera es que ese mandato enviado a todas las estructuras de la izquierda abertzale se cumpla', afirmaba.

Jáuregui insiste en pedirle pruebas inequívocas de su 'ruptura' con ETA

La izquierda abertzale ahondó ayer en esa línea para explicar de nuevo que la clave de su nueva estrategia es el 'mandato' de sus bases y que su apuesta es irreversible: 'Es fehaciente la decisión de no dar ni un paso atrás en la línea política adoptada, porque tan intolerable como ceder al chantaje de la represión, lo es dar la espalda al mandato de nuestra base social o modificar nuestros principios de intervención política en función de la coyuntura'.

Además, subrayó que la estrategia de su nuevo proyecto político, por vías sólo pacíficas y desde el rechazo del uso de la violencia, responde a la 'determinación de la izquierda abertzale', que agregó 'no se modula desde Madrid o París'. 'Rubalcaba y su departamento, PSOE y PP podrán seguir recitando hasta la afonía el mantra de los pasos insuficientes', dijo, antes de sentenciar que su vuelta a las instituciones 'sólo depende de lavoluntad de nuestro pueblo'.

El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, insistió, por su parte, en el planteamiento defendido desde el sábado por el Ministerio del Interior tras conocer el documento de la izquierda abertzale. En Radio Euskadi, dijo que si quiere volver a las urnas, debe demostrar con 'hechos fehacientes' su 'ruptura' con ETA. 'No se trata de poner en los estatutos sólo que rechaza la violencia para la imposición de un proyecto político, como de manera más o menos eufemística están queriendo decir. No, lo que tenemos que tener es la convicción de que se ha producido una ruptura total o bien que desaparece ETA', remarcó.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, reiteró, por su parte, que la izquierda abertzale sabe 'cuál es el camino que tiene que hacer' para estar presente en las elecciones de 2011. Lo que a Urkullu le'preocupa' es si ETA 'va a anunciar ya el cese definitivo o no lo va a hacer'. El presidentedel PNV dijo además que quiere que la izquierda abertzale 'esté en las elecciones', denunció la Ley de Partidos y censuró su aplicación 'arbitraria'.