Público
Público

"Batasuna merece la consideración del Gobierno"

Patxi Zabaleta. Coordinador general de Aralar. Avala la apuesta por las vías políticas de la izquierda abertzale ilegalizada: "Yo, que he militado 30 años en HB y tengo cercanía familiar, doy testimonio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Casi una década después de la escisión, a Batasuna y Aralar les vuelve a unir por primera vez un acuerdo [firmado hace una semana en Gernika con EA y otras fuerzas] para buscar la paz y la normalización política. Patxi Zabaleta, líder de Aralar, partido que condena la violencia, afirma que la apuesta de la ilegalizada Batasuna por las vías políticas es 'irreversible'.

¿Qué ha llevado a Aralar a firmar el acuerdo de Gernika?

Está perfectamente blindado ideológicamente: se defienden los derechos civiles y políticos, pero en base a la defensa de los derechos humanos sin excepción; se defiende el derecho a participar en política, pero por cauces exclusivamente políticos, y se pide un cese unilateral a ETA. Todo eso no puede ser superado democráticamente por ningún agente político.

¿Cree que Batasuna apuesta ya sólo por las vías políticas?

Este documento como tal es un acorazado ideológico desde un punto de vista democrático y supone un salvoconducto para un agente Batasuna digno de ser legalizado. Yo, que he militado en la izquierda abertzale 40 años, 30 de ellos en lo que fue Herri Batasuna, y que tengo cercanía personal, familiar y de toda índole, doy testimonio de que, sinceramente, la opción por las vías políticas en exclusiva no había sido antes mantenida por Batasuna como hasta ahora. Lo que vale ya es la lucha ideológica.

¿Y es irreversible?

Sí, ellos nos lo han dicho también. Existe un riesgo, que es el de una escisión marginal, una especie de ETA auténtica. Pero, esa escisión estaría condenada a la marginalidad. Batasuna está haciendo ese camino y merece ser tomada en consideración, y no lo que está haciendo el Gobierno.

¿Y por qué cree que no lo hace?

El PSOE y el PP utilizan la ilegalización no por principios, sino por conveniencia. La posición ideológica de Rodolfo Ares [consejero vasco de Interior] y de Rubalcaba [ministro del Interior] empieza a ser escandalosa. Ares ha dicho que Batasuna no es atendida por ETA. Si eso es algo en lo que Ares cree y si actúa sin cinismo, le debería llevar a un conclusión: si Batasuna dice una cosa y ETA no le hace caso, no le puede imputar a Batasuna lo que haga o deje de hacer ETA. Ares y compañía están utilizando la violencia con objetivos políticos.

En el escenario que desean de tregua de ETA verificable, movilización social y presión internacional, ¿cree que el Gobierno aceptará un proceso?

La postura del Gobierno de Zapatero está siendo injusta e irresponsable. No hay justificación para ninguna de las actuaciones del Gobierno, que desde la T-4 ha tenido una actitud ante la lucha armada que es copia y superación de lo que fue la práctica del señor Mayor Oreja, que fue también un irresponsable en la ruptura de la tregua de Lizarra-Garazi. Dicho todo eso, estamos seguros de que si se mantiene la actual situación, el Gobierno cambiará de postura.

Jesús Eguiguren sostiene que ese proceso debe darse en Euskadi porque la presión social en España no se lo permitiría al Gobierno.

Nosotros le decimos a Eguiguren que el camino para la paz es convencer a ETA ideológicamente. Si surgió por ideas políticas, debe acabar por razones políticas propias, sin contraprestación política. Y creo que estamos en esa situación. Por lo tanto, ni los procesos de los que tantas veces ha hablado Eguiguren, ni ningún otro de los que haya teorizado. El camino es el acuerdo de Gernika.

Ese pacto está firmado también por la asociación de familiares de presos (Etxerat) y el movimiento pro amnistía. ¿Representan en esa firma el sentir de los presos?

No podemos dar una respuesta afirmativa ni negativa, porque es algo que no hemos preguntado. El hecho de que entre los firmantes estén esas organizaciones es significativo y relevante, porque no sólo han firmado el punto que atañe a los presos, sino el conjunto del documento (también la petición a ETA de un alto el fuego verificable). Entre los presos hay diferencias, pero un importante número se siente representado por esas organizaciones.

El PNV está al margen. ¿Qué papel puede jugar desde fuera?

Si no lo ha firmado, es porque no ha querido. Tampoco hay ningún principio que no sea firmable por el sector progresista y democrático del Partido Socialista, no por el otro que usa la terminología de la extrema derecha. IU también lo podría firmar. En cualquier caso, todo lo que se haga para la pacificación y la normalización, tanto por Urkullu, Eguiguren o cualquiera, bienvenido sea.

Si ETA no declara el alto el fuego requerido también por los mediadores internacionales, ¿qué espera de Batasuna?

Una reacción de ETA ante cualquier detención de estas que está prodigando el irresponsable Gobierno de Zapatero dejaría a Batasuna en una situación en la que tendría que hacer una opción de ruptura total, o de no justificación, rechazo, reprobación... de cualquier acción que fuese en contra de lo que ha firmado.

En el pacto de Gernika plantean que se abra el diálogo una vez se consolide un escenario de paz. ¿Eso implica un cese definitivo de ETA?

La verificabilidad de un alto el fuego está unida ya a la irreversibilidad. Ninguna organización que acepte la verificación puede pensar en el futuro en que sus estructuras subsistan en una nueva situación. Si ETA admite que se verifique sobre su cese... está aceptando ese objetivo final.

Aralar critica las operaciones contra Ekin y Askapena. ¿Por qué cree que son un intento de Interior por sabotear el proceso?

Por razones de tipo jurídico, no es defendible, en un país civilizado del siglo XXI en Europa, que personas detenidas con lápiz, bolígrafo y teléfono sean terroristas. Desde un punto de vista de responsabilidad política, que en este momento se esté deteniendo a personas que hacen suyo el principio del uso exclusivo de los cauces políticos no es aceptable. Y desde un punto de vista circunstancial, ¿cómo se detiene a esas personas? ¿Cómo se les aplica la incomunicación? ¿Qué tipo de legislación se les aplica? Todo eso va a quedar en la historia de esta monarquía socialista y de este socialismo monárquico.