Público
Público

Batasuna planea crear una nueva Segi para frenar la kale borroka en la tregua

Detenidos dos letrados acusados de instruir a la organización juvenil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los últimos movimientos por el poder en el seno de la izquierda abertzale pueden llevarse por delante a Segi, la organización juvenil que no termina de comulgar con las tesis que abandera Arnaldo Otegi y que excluyen la violencia de su estrategia política. Los líderes de Batasuna planean crear una nueva organización liderada por jóvenes que han avalado la ponencia Zutik Euskal Herria y sobre los que podrían ejercer un total control en el nuevo escenario que dibuja la tregua de ETA.

Ekin, los comisarios políticos de ETA; Askatasuna, dedicada a los presos, y Segi fueron las tres organizaciones que defendieron las tesis de la banda en el último proceso asambleario de Batasuna y que fueron desplazadas por una mayoría que apostó por un nuevo proceso 'sin violencia'.

Segi supuso el relevo de Haika, como esta lo fue de Jarrai, a causa de los procesos de ilegalización. Pero esta vez no sólo habría un cambio de denominación sino de personas y planteamientos. La verdadera preocupación de los líderes de Batasuna es el control de la violencia callejera en la actual tregua, que en los próximos días ETA pasará a calificar de 'unilateral, permanente y verificable', según le exigen los firmantes del acuerdo de Gernika.

La kale borroka alcanzó mínimos históricos en el primer semestre de 2010, hasta que en el verano hubo un repunte de los sabotajes. Las Fuerzas de Seguridad nunca han tenido claro el grado de planificación de los mismos o si habían sido impulsados desde Segi. En cualquier caso, Batasuna emitió un comunicado el 18 de agosto en el que aclaraba que los actos de violencia callejera quedaban 'fuera' de su estrategia.

Mientras, el Ministerio del Interior continúa con su estrategia de allanar el camino a las tesis posibilistas y ayer asestó un nuevo golpe a Segi. La policía detuvo a cinco jóvenes, cuatro en Navarra, una en Bilbao y otra en Vitoria, acusados de relevar a los detenidos en la operación de octubre pasado. Desde círculos políticos vascos se criticaba ayer que entre los arrestados haya defensores de la estrategia posibilista, como Garazi Autor Pueyo, de 22 años, hija de Mariné Pueyo, concejal de ANV en Pamplona y alineada en el sector de Otegi.

En la misma operación fueron detenidos los abogados Haritz Escudero y Haizea Ziluaga. Ambos trabajan en el despacho de Arantza Zulueta, en libertad provisional por liderar H-Alboka, el subaparato político de ETA encargado de mantener la ortodoxia en el colectivo de presos. A este entramado pertenecerían también los dos jóvenes abogados, cuyos nombres aportaron varios de los detenidos de Segi en octubre. Los letrados organizaban charlas en las que aleccionaban a los miembros de Segi por orden de ETA sobre cómo evitar las vigilancias policiales y denunciar torturas en caso de detención, según fuentes de la investigación.

Escudero ya fue señalado en un auto del pasado abril por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska por haber recibidos cartas de ETA con la orden de hacérselas llegar a los miembros del comando Urederra. Su compañera es hija del histórico líder de Batasuna Txomin Ziluaga.