Público
Público

La BBC emite un suicidio asistido

El reportaje muestra la muerte del millonario Peter Smedley en una clínica suiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Peter Smedley murió anoche frente a los espectadores de la cadena de televisión británica BBC. En realidad, falleció el pasado 10 de diciembre. En su entierro, amigos y familiares descubrieron una cámara de televisión y al poco supieron que este empresario de 71 años había muerto por voluntad propia en la clínica Dignitas, en Suiza.

La historia de Smedley es el centro de un documental presentado por el escritor Terry Pratchett, que acompañó al empresario hotelero en su último viaje a Suiza. El novelista, de 63 años, ha confirmado que él también envió a Dignitas los documentos necesarios para solicitar poner fin a su vida allí en algún momento del futuro. Hace tres años, le diagnosticaron un principio de alzhéimer que aún no lo ha dejado incapacitado. 'Lo único que me ha impedido firmar los papeles definitivos es que tenía que hacer este reportaje y acabar un maldito libro', dijo este fin de semana.

Smedley no era un enfermo terminal. Desde hace dos años sufría una enfermedad neurológica. Sabía que no había cura y que el final iba a ser terriblemente doloroso. 'Peter era una persona muy privada. No era alguien que soliera compartir sus sentimientos', contó un amigo suyo al diario Telegraph. 'Pero quería cambiar la ley' (que impide el suicidio asistido en el Reino Unido).

Pratchett ha dicho que si esa ley existiera, Smedley estaría aún vivo. Podría haber esperado algún tiempo para morir más adelante en casa rodeado de sus familiares más cercanos. Pero tenía que hacerlo ahora cuando aún estaba en condiciones de realizar el viaje a Suiza. Poco después de su fallecimiento, sus amigos recibieron cartas enviadas por Smedley.

'Nos escribió para contarnos lo mucho que habíamos significado para él', explicó uno de ellos. 'Eran cartas muy dignas y emotivas, típicas de él. Lo que han hecho Peter y Cristina (su esposa) ha sido increíblemente valiente', agregó.

Es la primera vez que la cadena BBC emite la muerte de alguien que decide poner fin a su vida. Un reportaje similar se programó en una cadena de cable hace tres años. Los grupos contrarios a la eutanasia acusan a la cadena pública de tomar partido a favor del suicidio asistido. Denuncian que en los últimos tres años la BBC ha emitido cinco documentales sobre el tema, presentados todos por personas favorables a la reforma de la ley que lo prohíbe.