Publicado:  18.02.2011 17:42 | Actualizado:  18.02.2011 17:42

Las bicicletas son para la ciudad

La nueva normativa de Tráfico hará de las bicicletas transporte "preferente" en las ciudades. Podrán circular por el centro de la calzada y en aceras de más de tres metros de anchura

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las bicicletas podrán circular por las aceras de más de tres metros de ancho en las zonas cuya velocidad esté limitada a 30 kilómetros por hora. El nuevo Reglamento General de Circulación también ofrecerá a los ayuntamientos la posibilidad de permitir que las bicis circulen en el sentido contrario a la marcha del resto de vehículos, algo que la actual normativa prohíbe. Estos son algunos de los cambios previstos en la modificación del reglamento que dentro de unos meses propondrá la Dirección General de Tráfico (DGT).

La DGT suscribió ayer en Córdoba su compromiso de dar a las bicis "un trato preferente". En la ciudad andaluza se clausuró ayer el II Encuentro de Seguridad Vial, donde Tráfico siguió con su discurso de peatones y ciclistas.

Así, el subdirector de Normativa de la DGT, Ramón Ledesma, afirmó que "el coche debe quedar en un segundo plano en muchas calles". En las zonas 30, las bicicletas tendrán prioridad sobre los vehículos a motor.

Según el actual Reglamento General de Circulación, las bicicletas son un vehículo más, pero a partir de ahora dejaran de estar "marginadas por la norma", afirmó Ledesma, para convertirse en "las protagonistas de las zonas 30". Las nuevas reglas para los ciclistas se hacen públicas un día después de que la DGT anunciara la limitación a 30 kilómetros por hora para las vías urbanas de un solo sentido o con un único carril por sentido, que constituyen el 80% de las calles de las ciudades.

La modificación del Reglamento de Circulación, cuyo borrador estará listo en los próximos meses, permitirá a las bicicletas circular en aceras de más de tres metros de ancho. Aun así, estará prohibido acercarse a menos de un metro de la fachada de los edificios para dejar un paso reservado a los peatones.

Finalmente, serán los ayuntamientos los que tendrán la última palabra en la normativa para los ciclistas. El Tribunal Supremo afirmó en una sentencia que deben ser los consistorios los que regulen la circulación de las bicis en las aceras y, de hecho, Madrid, Sevilla y Barcelona, ya tienen normativas propias.

En Barcelona, por ejemplo, desde 2007 las bicicletas pueden circular por las aceras que tengan más de cinco metros de ancho (con tres metros más libres). En Madrid, en cambio, los únicos que pueden invadir las aceras son los ciclistas menores de 12 años que vayan a la misma velocidad del paso humano.

Los peatones alertan del posible "enfrentamiento" con las bicicletasLa Asociación Cicloturista de Usuarios de la Bicicleta, Pedalibre, aplaudió ayer las medidas que prevé el nuevo Reglamento de Circulación, aunque su portavoz, Iñaki Díaz, considera que "no hace falta una norma que favorezca a las bicis, basta con respetarlas como al resto de vehículos". La permisividad de los ciclistas en las aceras es positiva, según Díaz, porque"dará cobertura a usuarios vulnerables como gente joven o personas mayores que no se atreven a estrenarse con la bici en la calzada". Aun así, Pedalibre opina que la circulación por la acera debería ser "una excepción en lugar de una norma" para evitar dos peligros: "Caer en el error de sacar las bicis de la calzada para echarlas a la acera", advierte Díaz, "y el más preocupante de todos, enfrentar a las bicis con los peatones".

El Foro de Asociaciones Peatonales Andando coincide con los ciclistas. Su portavoz, Pablo Barco, afirma que la normativa "da a entender a los ayuntamientos que pueden solucionar el problema de la movilidad ciclista trasladándola a las aceras". En este sentido, Barco considera que el reglamento "es amigo" ya que algunos municipios pueden utilizarlo como pretexto "para no construir más carriles bici".

La libertad de los ayuntamientos también fue criticada ayer por Automovilistas Europeos Asociados (AEA). En opinión del portavoz de esta plataforma, Mario Arnaldo, actualmente "España es un reino de taifas" en cuanto a la regulación del uso de la bicicleta en las ciudades, ya que cada cual "hace lo que le da la gana" y se rige por normativas distintas. Por eso, añadió, es importante que los ciclistas cuenten con una regulación "unitaria" en todo el territorio nacional.

La normativa estatal estará fijada por el Reglamento General de Circulación, pero los ayuntamientos concretarán las medidas. "Tradicionalmente, esta norma miraba al coche y a la carretera porque durante muchos años el coche fue el protagonista, pero, poco a poco, los ayuntamientos van pidiendo un nuevo modelo de ciudad donde la bicicleta y el peatón tengan un trato distintivo respecto a los coches", señaló Ledesma.

En ese sentido, el director de Tráfico, Pere Navarro, remarcó que "la bicicleta es un medio mucho más seguro de lo que la gente piensa". De hecho, en 2009 sólo murieron 13 ciclistas en accidentes de tráfico urbanos. Un dato positivo teniendo en cuenta que dos millones y medio de personas usan la bicicleta a diario en España, según el Barómetro de la Bicicleta 2010. Por todo ello, la DGT, y también los ayuntamientos, quieren fomentar la bici "no como medio de transporte alternativo, sino preferente", señaló Ledesma.

La circulación por la acera "debería ser una excepción", según los ciclistas  Los consistorios también tendrán en sus manos la decisión de permitir o no que las bicicletas circulen en el sentido contrario a la marcha del resto de vehículos. Este giro en el reglamento, que antes prohibía esta práctica, es lo más aplaudido por los ciclistas. "Muchas calles tienen un único sentido simplemente porque no caben dos carriles de coches", explica Díaz, "y eso es muy injusto porque nos obliga a dar muchas vueltas". La circulación a contramano, que ya funciona en varios países nórdicos, debe "estar bien señalizada", apunta Díaz, e implantarse "con el espacio suficiente para bicicletas y coches".

Por otra parte, la DGT también aprovechará la reforma del reglamento para prohibir a los motoristas los llamados cascos quitamultas, es decir, aquellos que no cubren la barbilla y no están homologados. "No sirven para proteger y no son seguros para el conductor", explicó Ledesma. Asimismo, la nueva normativa también eliminará la excepción que permitía circular en motocicleta o ciclomotor sin casco por problemas de salud, con un justificante médico. Ambas medidas eran dos proposiciones no de ley aprobadas por el Congreso de los Diputados.

PUBLICIDAD

Comentarios