Público
Público

Los bienes de los Charlines se quedan sin nuevos dueños

Hacienda apenas recupera 538.185 euros de ocho millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Agencia Tributaria apenas ha conseguido recuperar 538.185 euros en los cinco días dedicados a subastar los numerosos bienes incautados al clan de los Charlines, el histórico grupo de narcotraficantes y contrabandistas gallegos. La cifra está muy alejada de los ocho millones de euros en que estaban valorados. El Estado sólo ha vendido nueve garajes (que van de los 6.750 a los 54.750 euros), una nave industrial (106.585), dos bateas (142.200 y 90.150) y un buque de pesca (42.750 euros).

La expectación creada alrededor de la mayor subasta de bienes del narcotráfico en Galicia hizo pensar que sería un éxito, pero la realidad se impuso. Para Carmen Avendaño,presidenta de la Fundación Érguete, hay varias razones que explican este fiasco. Por un lado, las propiedades fueron tasadas a un precio muy alto en una época de crisis. Además, los compradores esperan que el coste baje a través de la oferta directa. El tercer motivo es que los ciudadanos de la ría de Arousa (Pontevedra) aún temen adquirir propiedades de los narcos por si hubiera represalias. 'No creo que tengan capacidad de hacer daño a la gente, pero el miedo existe', constata Avendaño.

De momento siguen sin dueño el pazo Vista Real y sus viñedos, seis bateas, dos pisos de lujo en Pontevedra, cuatro pisos y un dúplex en Vilanova de Arousa, un local comercial, un edificio de cuatro plantas en Vilagarcía, dos fincas rústicas y 27 garajes en Vilanova. Todo ello está valorado en 7.400.000 euros.

No obstante, aún cabe la posibilidad de que estos inmuebles sean adjudicados por oferta directa hasta diciembre. Pero por esta vía el precio de venta se verá muy reducido. Todos los sobres de las ofertas se abrirán a la vez y las más altas se quedarán con las propiedades. Eso sí, Hacienda advierte: no se regalará nada y, si las ofertas son muy bajas, el Estado se quedará con los bienes.

Para Avendaño, la venta de las propiedades de los narcos debería repercutir en las zonas donde más daño causaron. 'El pazo de Baión, de Laureano Oubiña, lo compró una empresa que dedica el 5% de sus beneficios al Plan Antidroga, y da trabajo a drogodependientes', recuerda.