Público
Público

Bildu amarra alcaldías de peso gracias a Aralar

El acuerdo le permitirá gobernar en Tolosa y Zarautz. El PP pide al PNV "sólo un voto" para cerrar el paso a la coalición en San Sebastián 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bildu se aseguró ayer el apoyo de Aralar en nueve municipios, lo que le permitirá salvar su mayoría relativa y acceder hoy a la alcaldía en importantes localidades de Guipúzcoa, como Getaria, Tolosa, Zarautz y Zumaia. La entente también le abre el Gobierno de Markina (Vizcaya), donde la coalición abertzale y el PNV tienen idéntico número de concejales (5), aunque el partido nacionalista le superó en las urnas por 132 votos.

Aralar también apoyará a Bildu en Arrasate, Aretxabaleta y Bergara, pero en estas localidades la coalición ya tiene asegurada la alcaldía por mayoría absoluta. Menos significativo es el respaldo que le brindará en Durango (Vizcaya), pues allí el PNV tiene garantizada la alcaldía y un ascenso de Bildu a la misma sólo sería factible con el imposible voto de los tres ediles del PSE.

El PSE se queda sin sus candidatos a diputado general en tan sólo tres días

Aralar explicó ayer que para llegar a estos acuerdos puso 'sobre la mesa medidas para la paz y la convivencia', así como 'políticas de izquierda a la hora de negociar acuerdos'. La letra del pacto municipal recoge un compromiso asumido por Aralar y Bildu de utilizar 'vías exclusivamente democráticas, políticas y pacíficas', así como de mostrar su 'rechazo ante cualquier persecución, amenaza o actuación antidemocrática contra cualquier persona'.

Aralar hizo público un comunicado en el que informaba, además, de que gobernará Zalla y Albiztur, con mayoría absoluta, Elgeta, en minoría, y Bera (Navarra) merced al apoyo del PNV hoy en la sesión de investidura. En esta localidad, Aralar y Bildu tienen el mismo número de concejales (4), aunque la coalición superó en las urnas al partido de Patxi Zabaleta por 60 votos.

El PSN tiene en su mano garantizar el cambio a costa de UPN en Pamplona

Así, la jornada de ayer sólo permitió despejar el futuro de estos pocos municipios. Todo apunta a que en San Sebastián, cuya gobernabilidad ha acaparado la atención desde el 22-M, Bildu se hará hoy finalmente con la alcaldía, dado el desencuentro entre el PNV, por un lado, y el PSE y el PP por otro. Ayer, el cabeza de lista de los conservadores, Ramón Gómez, hizo un último intento al pedir al partido nacionalista que apoye, 'aunque sólo sea con un voto', al candidato socialista, Ernesto Gasco.

El cabeza de lista de Bildu, Juan Karlos Izagirre, manifestó, por su parte, que hoy 'se instalará un nuevo tiempo en los ayuntamientos, reflejando esa mayoría social abertzale y de izquierdas'.

La principal duda se cierne sobre Pamplona, donde todas las miradas se fijarán en el Partido Socialista de Navarra. En su mano está garantizar el cambio, como prometió en la campaña electoral, con un apoyo a la candidata a la alcaldía de NaBai, Uxue Barkos, o perpetuar a UPN en el poder de la capital navarra. La formación regionalista no las tiene todas consigo y ha advertido a los socialistas de que si quieren negociar la formación de un Gobierno foral deberán facilitar antes su acceso al Gobierno municipal.

La situación tampoco es sosegada en el Partido Socialista de Euskadi antes de la constitución de los consistorios. En sólo tres días, se ha quedado sin sus candidatos a diputado general en Guipúzcoa, Vizcaya y Álava. Miguel Buen fue llamado por el Gobierno vasco para ser consejero de Interior. El jueves, José Antonio Pastor dijo que era el momento de 'poner en marcha la renovación' de las listas de las Juntas Generales de Vizcaya. Y, ayer, Txarli Prieto renunció a su acta en la Cámara alavesa. Tras admitir los malos resultados el 22-M, abogó por una abrir una reflexión en el PSE.