Público
Público

Bildu se corona en San Sebastián y en un centenar de municipios

El PNV, que gobernará Bilbao, es la fuerza con más alcaldías en Vizcaya y Álava. El PSE sólo gobernará en ocho municipios tras perder también Lasarte, Andoain, Errenteria y Pasaia. El PP recupera Vitoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bildu se coronó ayer en San Sebastián. Su cabeza de lista, Juan Karlos Izagirre, recibió la makila como alcalde de manos de su antecesor los últimos 20 años, el socialista Odón Elorza. La llegada de la coalición a la alcaldía donostiarra simbolizó su éxito en las urnas. Bildu dirigirá un centenar de municipios del País Vasco, seis más que el PNV, que gobernará Bilbao. El PSE sigue al frente de ocho ayuntamientos y el PP de siete, tras haber recuperado Vitoria.

El nuevo mapa político es fruto básicamente de dos hechos. El primero es la fuerte irrupción de Bildu en las urnas el 22-M, sobre todo en Guipúzcoa, donde fue la fuerza más votada, y el segundo radica en que la propuesta trasladada por el PSE y el PP al PNV para excluir a la coalición de los gobiernos municipales ha estado muy lejos de cuajar. Así, como norma general, socialistas y populares se apoyaron donde lo necesitaban, mientras que el partido nacionalista votó a sus propios candidatos.

Sin embargo, hubo excepciones que rompieron la regla. Los dos concejales del PNV en Lasarte-Oria sumaron sus votos a los de Bildu para auparlo a la alcaldía de esta localidad guipuzcoana, a costa del PSE, la fuerza más votada. La pérdida de este municipio, un feudo de los socialistas tras haberlo gobernado 28 años, fue uno de los mayores disgustos para el PSE. En Lanestosa, un pequeño municipio vizcaíno, se dio la situación al revés. Dos ediles del PSE apoyaron el ascenso a la alcaldía de Bildu en detrimento del PNV. La dirección de los socialistas vascos les reclamó ayer mismo que devolvieran sus actas por romper la disciplina de voto.

El PSE anuncia que no apoyará al PNV en la Diputación de Guipúzcoa

En cualquier caso, la falta de acuerdo entre el PNV, por un lado, y PSE y PP, por otro, permitió a Bildu lograr la alcaldía en prácticamente todos los municipios donde carecía de mayoría absoluta. La excepción fue Elorrio (Vizcaya), donde el único edil del PP desniveló la balanza en favor del partido nacionalista.

Así, la coalición integrada por EA, Alternatiba e independientes gobernará en minoría, además de San Sebastián y Lasarte, otros feudos tradicionales del PSE como Errenteria, Andoain y Pasaia. El PNV también ha perdido ayuntamientos importantes, como Sopelana, en Vizcaya; Tolosa, Beasain y Zarautz, en Guipúzcoa; y Laudio, la segunda población más grande de Álava. PSE y PP, que defendían que había que impedir que Bildu gobernase a toda costa, tenían en su mano impedirlo en nueve municipios [Elorrio, Lemoa, Sopelana, Andoain, Beasain, San Sebastián, Errenteria, Soraluze y Laudio], apoyando gratis al PNV. Sin embargo, sólo lo hizo el PP en Elorrio y Laudio, aunque aquí fue en balde. Todo apunta ahora que el PNV tendrá problemas para gobernar otra vez la Diputación de Guipúzcoa, donde Bildu es la fuerza más votada. 'Egibar ha cerrado el ciclo del PNV en la Diputación', dijo el líder del PSE guipuzcoano, Iñaki Arriola, molesto después de que su partido perdiese Lasarte, por el apoyo del PNV a Bildu, y Trapagaran (Vizcaya), por el respaldo de la coalición al candidato nacionalista: 'Tendrá consecuencias'.

El PSN favorece que UPN gobierne de nuevo en Pamplona

El PP tenía más motivos para estar satisfecho tras recuperar el Consistorio de Vitoria, en presencia de Mariano Rajoy. El líder de los conservadores insistió en que 'no se fía' de que Bildu esté en las instituciones. El cabeza de lista de la coalición, Kike Fernández de Pinedo, aprovechó la presencia de Rajoy para afirmar que el PP 'debe jugar un importante papel' en la resolución del 'conflicto político'. Poco antes, en San Sebastián, Juan Karlos Iza-girre había dicho, en su primera declaración como alcalde, sin citar a ETA, que Bildu pide 'que desaparezcan para siempre y sin condiciones todas las expresiones de violencia y también las amenazas, presiones, persecuciones, detenciones y torturas'.

En Navarra, donde Bildu logró 17 alcaldías, el foco se centraba en Pamplona. Finalmente, el PSN, que durante la campaña electoral se había presentado como garante del cambio político, favoreció, al votar en blanco, la llegada a la alcaldía del cabeza de lista de UPN, Enrique Maya. Los socialistas cumplen así con el requisito impuesto por el partido regionalista para hablar de la formación del Gobierno foral. En Navarra, UPN gobernará además importantes localidades, como Tudela, Barañain, Estella y Tafalla.