Público
Público

Blanco aclara que el relevo de Zapatero exigiría primarias

El vicesecretario general recuerda los estatutos del PSOE, que establecen un proceso de entre 15 y 45 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Blanco se erigió ayer en guardián de la ortodoxia socialista. En su calidad de vicesecretario general del PSOE, aclaró que, por más que así lo dijera José Luis Rodríguez Zapatero, si decide no presentarse como candidato en 2012 el proceso de sucesión 'no sería ni rápido ni corto' porque, de acuerdo con sus estatutos, la designación del candidato electoral exige la convocatoria de elecciones primarias.

Blanco intentó con esta aclaración combatir el desconcierto creado en las filas socialistas tras el comentario hecho el lunes por el presidente del Gobierno en Los desayunos de TVE, donde dijo que, si se plantea finalmente su relevo, 'todo será muy rápido'. Al desconcierto se añade la confusión, y también una dosis de irritación, porque con ese comentario resucitó el debate que tan sólo 24 horas había exigido enterrar a los dirigentes de su partido. Además, Zapatero puso como ejemplo de rapidez su decisión de optar al liderazgo del partido en 2000, cuando entonces como ahoradesesperó a sus partidarios deshojando la margarita durante casi dos meses y hasta el último momento.

En la ejecutiva no se descarta que surgieran varios candidatos

En esta situación, Blanco tuvo que aprovechar una entrevista en la COPE para intentar atajar el desconcierto y la confusión, advirtiendo de que 'por vez primera' se iba a permitir matizar a su secretario general. Lo hizo con el simple recordatorio de que el procedimiento 'está recogido en los estatutos del partido'.

De acuerdo con las normas del PSOE, la duración mínima sería de 15 días, contados a partir del momento en que la Ejecutiva, a propuesta del Comité Federal, abriera el proceso. Ese es el plazo previsto para que los aspirantes presenten los avales requeridos. Si sólo hubiera uno, sería proclamado al finalizar ese periodo de dos semanas, pero, en caso de surgir competencia, el proceso podría prolongarse hasta 45 días [ver recuadro].

Así, fuentes socialistas interpretan que la afirmación de Zapatero sólo se acomoda a que baraje dos escenarios: continuar él o que se presente Alfredo Pérez Rubalcaba sin que surja candidato alternativo. Esta última previsión es la que manejan los partidarios de coronar como sucesor al vicepresidente primero, pero es puesta en cuestión por otros cualificados dirigentes que no descartan que surgieran otros aspirantes.

Alonso comparte con Blanco que Zapatero sigue siendo 'el mejor'

Miembros de la Ejecutiva aseguraron ayer que en este órgano de dirección 'nunca se ha pensado ni planteado otro procedimiento distinto a las primarias'. Sí reconocieron que, sin embargo, la posibilidad de soslayar las primarias ha sido sugerida y defendida por algunos barones, que habrían querido incluso precipitar la sucesión antes de las elecciones autonómicas del 22 de mayo. 'Se convocarán primarias con seguridad, otra cosa es que lleguen a celebrarse', aseguraron cualificados miembros de la Ejecutiva.

Blanco aclaró también que, en contra de la presunta hoja de ruta filtrada por Ramón Jáuregui a un grupo de periodistas, la candidatura electoral no se puede decidir en un congreso. Al congreso le compete la elección del secretario general y los órganos de dirección, aunquetambién es soberano para modificar todas las normas estatutarias.

Además de clarificar los procedimientos, Blanco intentó igualmente desmontar la idea de que la designación como sucesor de Rubalcaba es ya un hecho que sólo está pendiente de plazos y formas. 'En el PSOE hay mucho banquillo, hay muchos candidatos para poder ser alternativa a Rajoy', subrayó el vicesecretario general, cuyo predicamento en el partido resultará determinante si se abre la sucesión. Como reflejó el Publiscopio del sábado, al menos otro dirigente socialista, la ministra de Defensa, Carme Chacón, estaría en condiciones de ganar unas elecciones a Mariano Rajoy.

No obstante, el portavoz parlamentario, José Antonio Alonso, defendió que Zapatero sigue siendo 'el mejor activo' del partido, tesis que también sostiene Blanco.