Público
Público

Blanco califica a Rajoy de"mentiroso compulsivo"

El líder del PP asegura que el sector del tomate pagará el caso Haidar.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El regreso de Aminatou Haidar a El Aaiún sirvió el viernes al presidente del PP, Mariano Rajoy, como pretexto para volver a arremeter contra el Gobierno. El líder del PP acusó al Ejecutivo de solucionar el caso a costa de los agricultores españoles, ya que, a partir de ahora, se permitirá la entrada de más tomates marroquíes en España. El ministro de Fomento, José Blanco, consideró ayer que esta actitud se debe a que a Rajoy 'le ha molestado' que el Gobierno diera fin a 'un problema que deseaba resolver toda la sociedad española'.

Blanco afirmó que el máximo dirigente del principal partido de la oposición es 'un mentiroso compulsivo' por asegurar que, tras el acuerdo, había una contrapartida comercial. El ministro de Fomento negó que exista algún tipo de acuerdo al respecto y recordó que, en todo caso, 'esa sería una decisión de la Unión Europea'. Por eso, Blanco llegó a la conclusión de que Rajoy 'simplemente está molesto por la resolución de un problema', al igual que ocurrió, a su juicio, 'con la liberación de los marineros secuestrados del Alakrana'. 'Cuando se resuelven los problemas, no le gusta, porque parece que él asienta todo su trabajo en que le vaya mal a España y a los españoles, y en que no se resuelvan los problemas', lamentó.

Durante una visita a las obras del AVE en Galicia, Blanco añadió que 'no pueden dar lecciones quienes, cuando tenían problemas, como el caso del Prestige o del Yak-42, no los resolvían, más bien al contrario, lo único que hacían eran agravarlos'.

Una 'derrota' para España

En Málaga, Rajoy volvió a insistir en sus críticas al Ejecutivo por la gestión del caso Haidar, cuya resolución calificó como 'una derrota total para nuestro país'. El líder del PP volvió a defender las mismas tesis de la noche anterior e insistió en que, en este caso, 'todos ganan salvo el Gobierno español y los agricultores'.

Pese a que el Ejecutivo negó la existencia de ningún pacto comercial con Marruecos, Rajoy insistió que en este caso todos, menos España, han ganado algo. El país africano ha conseguido un acuerdo para aumentar sus exportaciones de frutas y hortalizas a la Unión Europea, mientras que Haidar 'ha logrado colocar en la agenda política mundial su causa saharaui'. En relación a Francia, el presidente de los conservadores señaló que, al actuar de mediador, el Gobierno galo ha logrado 'reforzar su control sobre la política exterior española'.

El presidente de los conservadores arremetió especialmente contra el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Rajoy le acusó de 'engañar' a la ciudadanía al acusar a la Policía de ser la responsable de que Haidar entrara en España cuando, según apuntó, el propio Moratinos aseguró esta misma semana que Marruecos le había informado de la expulsión de la activista saharaui 24 horas antes de que se produjera.

En opinión del líder del principal partido de la oposición, el problema del Ejecutivo es que 'gobierna según se producen los acontecimientos'. Rajoy anunció que PP pedirá que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comparezca en la Cámara Baja para que explique cuál es la postura que mantiene España en relación al Sáhara. 'Queremos explicaciones, claridad, saber a dónde va y lo que quiere hacer', insistió, porque lo 'único que ve hoy en día la sociedad española es que se crean problemas donde no los hay y cuando hay uno de verdad, se generan crisis de consecuencias imprevisibles', apuntó.

Ante unos 1.500 militantes malagueños, el presidente del PP consideró que casos como el de Haidar son fruto de una política exterior que 'no va a ninguna parte' y consecuencia de que al frente del Gobierno esté 'alguien que es incapaz de dar la talla.

'Mientras esté Zapatero, España no pintará nada en Europa ni en el mundo, esa también es una realidad', reiteró, al tiempo que lamentó que se haya 'roto' el consenso en materia de política exterior. A juicio del dirigente conservador, los 'grandes consensos nacionales' se están cambiando y citó el espíritu de concordia de la Constitución.