Público
Público

Blanco se querellará contra el industrial que le acusa de cobrar comisiones

El abogado del empresario representa a los imputados de la trama Gürtel' José Luis Ulibarri y Rafael Betoret

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, emprenderá acciones legales contra el empresario lucense Jorge Dorribo, que le acusa de haber recibido comisiones a cambio de agilizar la concesión de ayudas públicas a su grupo, según informó ayer El Mundo.

'Es total y absolutamente falso', atajó Blanco a través de un portavoz oficial, tras anunciar que 'emprenderá las acciones civiles y penales a las que haya lugar paradefender su honor y restablecer la verdad'.

'Es total y absolutamente falso', afirma el titular de Fomento

El 8 de agosto, en el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo, Dorribo declaró haber facilitado a Blanco 400.000 euros a través de un familiar. El empresario se encontraba entonces en prisión, acusado de fraude en la obtención de subvenciones, falsedad documental, alzamiento de bienes, blanqueo de capitales y fraude fiscal.

En la misma declaración, Dorribo aseguró haber pagado también 350.000 euros al exconselleiro gallego de Industria Fernando Blanco, del BNG, y 200.000 al diputado regional del PP Pablo Cobián. Ambos anunciaron ayer acciones judiciales contra el industrial. Cobián, además, presentó su dimisión como parlamentario 'a pesar de ser inocente', según proclamó.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) asumió antes del verano una parte de las diligencias abiertas por la jueza de Lugo por la supuesta implicación de un aforado, Cobián, en la causa.

Dimite un diputado regional del PP salpicado por el mismo empresario

Ahora, en plena precampaña, el PP hizo de la renuncia de Cobián 'un buen ejemplo para los que están en las mismas circunstancias', invitando a Blanco a recorrer el mismo camino. Carlos Floriano, portavoz del PP, pidió al ministro que no dé 'ni una lección más de ética', mientras la número dos de los conservadores, María Dolores de Cospedal, le animó a acudir a los tribunales: 'Yo, desde luego, pondría una querella', zanjó.

El PSOE cerró filas con su vicesecretario general. El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró una 'difamación' las acusaciones vertidas contra el número dos socialista y aseguró no tener 'ninguna duda sobre la honorabilidad y la honradez personal' de Blanco. El líder del PSdeG-PSOE, Manuel Pachi Vázquez, trasladó la 'plena confianza' de su partido 'en la honradez de Blanco' ante 'la calumnia de un empresario acorralado por la justicia'.

La jueza ni siquiera ha citado al supuesto intermediario en el cobro de la comisión

El letrado de Dorribo, Ignacio Peláez, es una pieza clave en el rompecabezas judicial en el que el empresario trata de inculpar al ministro. Experto en delitos económicos, Peláez es también abogado del constructor José Luis Ulibarri, imputado por el caso Gürtel, y del exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo valenciana Rafael Betoret, condenado por un delito continuado de cohecho pasivo impropio en la causa de los trajes, donde está imputado el expresident de la Generalitat valenciana Francisco Camps.

Peláez, fiscal en excedencia de la Audiencia Nacional, se querelló contra el juez Garzón a raíz de las escuchas ordenadas por el magistrado a varios imputados de la trama en su trato con sus abogados, entre ellos el que ahora defiende los intereses del empresario lucense.

Dorribo buscó la influencia de Blanco ante el Ministerio de Sanidad, según aseguró a la juez, para agilizar los permisos de distribución de varios medicamentos. Sanidad, sin embargo, denegó su solicitud por no cumplir los requisitos, según confirmaron a Público en este departamento.

Según la versión de Jorge Dorribo, José Blanco le indicó dos empresas como vía para percibir la comisión. Los dos responsables de una de ellas, la consultora Proitec, fueron detenidos en el marco de la misma operación policial que acabó con el empresario en la cárcel. La otra, denominada Electricidad Espiñeira y Bran, dedicada a instalaciones y reformas, es propiedad de un primo político del ministro, que, a pesar de actuar presuntamente como intermediario para el cobro de la comisión, según aseguró el empresario en los Juzgados, ni siquiera ha sido citado a declarar por la jueza que investiga los hechos.

Esta circunstancia, unida al resto de acusaciones, causó estupefacción en el titular de Fomento, según admitió su entorno. Según un portavoz, la instrucción 'demostrará que no hay nada' en las acusaciones de Dorribo, que Blanco 'niega tajantemente'.

El empresario y el político se conocieron en 2010 en una cena institucional de Lugo y volvieron a encontrarse en alguna ocasión posterior, aunque 'en ningún caso' Blanco realizó tarea alguna de 'favor o intermediación' para beneficiar a Dorribo, según recalcó con rotundidad su entorno.