Público
Público

Blanco: "Por supuesto que habrá despidos"

El ministro de Fomento no descarta el cierre de algunos aeropuertos y nuevas medidas si la situación no se normaliza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Blanco ha asegurado que el abandono por parte de los controladores aéreos de sus puestos de trabajo tendrá consecuencias. El ministro de Fomento indicó en declaraciones a la Cadena SER que 'por supuesto' habrá despidos, y que también actuará la Fiscalía, dado que 'hay delitos tipificados en el Código Penal, que tendrán consecuencias penales'.

Blanco no ha descartado que algunos aeropuertos españoles tengan que cerrar 'durante algún tiempo' o que el Gobierno adopte nuevas medidas si con las que acaba de tomar la situación del tráfico aéreo no se normaliza.

'Lo que no tiene marcha atrás es la aplicación de la ley y el cumplimiento de la misma', aseguró el ministro.

'La paciencia del Gobierno se ha acabado porque también se ha acabado la paciencia de los ciudadanos. Hemos adoptando medidas y seguiremos haciéndolo, en cumplimiento de la ley y la Constitución, para garantizar que esta situación tenga un final cuanto antes y no se vuelva a producir', aseveró el titular de Fomento.

El titular de Fomento advirtió de que también tendrán consecuencias el supuesto de que los controladores civiles no atiendan a los mandos militares. 'En ese caso no estarán cumpliendo con su obligación, ni cumpliendo con la ley y eso tiene consecuencias no sólo con su trabajo, sino consecuencias penales irreversibles. Y la ley se va a aplicar porque no hay otra solución', aseguró. '

'La paciencia del Gobierno se ha agotado'

Todos los instrumentos que tiene el Estado de Derecho se van a poner en marcha', garantizó.

Así, tras reiterar su llamamiento al colectivo de controladores 'para que vuelva a su puesto de trabajo', insistió en que el Gobierno 'irá tomando decisiones que se vayan adoptando en función de las circunstancias'.

'Hay planes previstos, incluso hay aeropuertos militares donde se puede aterrizar, aunque eso suponga problemas para muchos ciudadanos', garantizó Blanco.

'Hemos dado pasos, hemos tomado medidas, pero no serán las últimas si con las que hemos adoptado esta situación no vuelve a la normalidad', garantizó.

'No hay excusa para justificar la actitud de los controladores'

Para Blanco, 'no hay excusa para justificar la actitud, el comportamiento y la decisión' de los controladores'. En su opinión, están 'echando un pulso' porque 'no asimilan' que se haya regulado sus condiciones respecto a las del resto de países de la UE. 'Entiendo que es difícil de asimilar pasar de cobrar una media de 350.000 euros al año a cobrar 200.000 euros, pero son de los pocos ciudadanos del país que cobran eso. Cuánta gente no estaría dispuesta a trabajar por un salario bastante inferior al que tienen por ley', se preguntó el ministro.