Público
Público

Un bloque social y político para gobernar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cayo Lara

Coordinador federal de Izquierda Unida

Después de su X Asamblea, podemos afirmar que Izquierda Unida está más cohesionada, más sólida y reforzada que nunca. Se han creado condiciones para que IU pueda emprender el camino que la sitúe como alternativa política para lograr el Gobierno, y desde él poner las leyes al servicio de la mayoría social de este país, y no al revés, que es lo que viene haciendo este Ejecutivo y el anterior desde hace tiempo. IU ha dejado clara su intención de trabajar para ser reconocida por la ciudadanía como la alternativa real de gobierno, necesaria y posible al mismo tiempo, capaz de disputar el poder a un bipartidismo que ya ha ocasionado demasiados problemas a los ciudadanos españoles. De la Asamblea ha salido una IU con capacidad para transformar el sistema, regenerar la vida política e impulsar una salida social a la crisis.

IU quiere configurarse como el instrumento más útil para estructurar una rebelión democrática y social que ya está surgiendo en las empresas, en los servicios públicos y en las calles, una herramienta para responder al golpe que los mercados están dando contra los derechos más fundamentales de los trabajadores y trabajadoras españoles.

En esta X Asamblea acordamos, y así se recoge en la Declaración Política aprobada, 'organizar el Bloque Social y Político para ganar la hegemonía en la contradicción capital/trabajo y articular a la mayoría social que sufre la crisis con despidos, desahucios, pérdidas de derechos laborales, pérdida de su calidad de vida y limitaciones en su acceso a los servicios públicos y sus derechos democráticos. La izquierda debe no sólo hablar de otra política sino, sobre todo, practicar otra política'.

Por ello, desde la X Asamblea Federal de IU hemos reiterado el llamamiento a todos los hombres y mujeres de los pueblos de España que se han movilizado en las Huelgas Generales, en las diferentes 'mareas' y en los movimientos que han llenado las calles y plazas exigiendo una democracia real. Ellos son los protagonistas, un protagonista colectivo que rebasa nuestras fronteras, porque lo que ocurre en España también está ocurriendo en otros países europeos.

Tenemos serias dudas acerca de la hoja de ruta que se está trazando en Europa. Es una hoja de ruta que sólo conlleva más recortes y más restricciones. En realidad, no buscan resolver la crisis sino recuperar los beneficios del gran capital, convertir la educación,  la salud y las pensiones en negocios y rebañar las rentas salariales para llenar los bolsillos de los grandes empresarios, de los banqueros y de los especuladores. Trasladar las imposiciones de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) a España va a suponer que la salida del túnel de la crisis se prolongue mucho más en el tiempo. Para nosotros, salir de la crisis es acabar con el desempleo, que pronto alcanzará a seis millones de personas, y nadie en su sano juicio puede pensar que podamos hacerlo con las medidas que en Europa se están imponiendo y que los gobiernos españoles han trasmitido y ejecutan de forma tan negativa. Al contrario, nos hundimos cada vez más y no hay ningún ejemplo de medidas de ese tipo que hayan tenido éxito.

En IU creemos que existe una alternativa que rechaza que el fin exclusivo de la política económica sea la limitación del déficit y el pago de la deuda por encima de los problemas y las necesidades que tienen en estos momentos millones de españoles. Hay que estimular la economía real, ayudar a las pequeñas empresas y a los autónomos, crear empleo desde lo público y desde lo privado, garantizar y fortalecer los servicios públicos. Eso se puede financiar combatiendo el fraude fiscal y la economía sumergida, y aplicando una reforma fiscal justa y progresiva.

La arquitectura de Europa que ya lleva decenas de años diseñándose ni nos gusta ahora ni nos gustó en sus inicios. Ahí está el diario de sesiones y las intervenciones de Julio Anguita en el Parlamento para constatarlo. Creemos en una Europa de los ciudadanos, en la Europa social, solidaria y comprometida con el empleo. No creemos en la actual Europa del ‘diktat' alemán, en la Europa de los mercados, más preocupada por los intereses de los banqueros que por el bienestar de sus habitantes. Hay que romper con el yugo alemán de la canciller Merkel y de los intereses de sus empresas y bancos.

Desde Bruselas y desde el Gobierno del PP se está desguazando el Estado Social tal y como lo conocíamos. Están dejando un Estado mínimo con una desigualdad máxima. Es un ataque de clase de libro. El rescate del que nos vienen hablando desde hace tiempo es más bien un secuestro. En IU nos oponemos rotundamente a ese rescate porque conocemos perfectamente cuáles serían las condiciones que llevaría aparejadas. Ahora van a por las pensiones. Ahí están los ejemplos de Grecia y Portugal.

Diez días de lucha enseñan más que diez años de tranquilidad y ahora millones de ciudadanos y ciudadanas saben que es preciso un Estado fuerte y democrático capaz de consolidar derechos sociales y laborales, de garantizar el derecho al trabajo, a la educación, a la sanidad y a la vivienda. Y todo ello en el marco de una Europa social y no de mercaderes, una Europa de paz, solidaria, con instituciones más democráticas y comprometida con el empleo. Queremos, en definitiva, la Europa de los pueblos y de los ciudadanos. Son objetivos que también ha situado nuestra X Asamblea.

'Estaremos en la propuesta y en la protesta, y vamos a seguir adelante junto a millones de ciudadanos' El pasado domingo, tras ser reelegido como coordinador federal de IU dije que hay que trasladar un mensaje de unidad y esperanza a la sociedad española, que conquiste el cerebro y el corazón de la gente para imponer democráticamente una salida verdaderamente social de la crisis. La tarea no es fácil. Se nos presenta un panorama complicado, un horizonte en el que habremos de hacer frente a las políticas neoliberales y al secuestro de nuestra democracia debido a las políticas de los gobiernos genuflexos ante el capital.

Estamos llegando a una situación insostenible. Las políticas que se aplican están ahogando y asfixiando literalmente a los españoles. El paro, la precariedad, los desahucios, los impuestos indiscriminados sin diferenciar la renta del que los paga, el malestar derivado del ataque a los servicios públicos y a los derechos del mundo del trabajo, son todos ellos factores que configuran una realidad irrespirable. Otra política es una necesidad de salvación nacional.

El pasado miércoles, en el debate sobre el Consejo Europeo, recordaba a Ernesto Sábato cuando decía que 'hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse'. Nosotros no nos resignamos y vamos a seguir contribuyendo con nuestras alternativas, nuestras propuestas y soluciones para salir de esta terrible situación. Pero también vamos a estar junto a todos los que protestan contra esta injusticia. Estaremos en la propuesta y en la protesta, y vamos a seguir adelante junto a millones de ciudadanos.