Público
Público

El BNG se fractura en dos tras la marcha de Beiras y sus partidarios

Encontro Irmandiño se suma a las otras dos corrientes que abandonan el frente  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La corriente del BNG Encontro Irmandiño, liderada por el histórico dirigente Xosé Manuel Beiras, acordó ayer en asamblea extraordinaria abandonar la formación nacionalista porque el Bloque ya 'no es la casa común de todos'. Aspiran a crear 'un referente político con el centro de gravedad en la izquierda'. La salida se produce un día después de que la dirección de Esquerda Nacionalista y del Partido Nacionalista Galego optaran también por escindirse, una decisión que habrá de refrendar no obstante en referéndum la militancia el mes que viene.

Dos semanas después de la celebración de la XIII Asamblea Nacional del BNG, en la que se impuso por la mínima la candidatura de la Unión do Povo Galego (UPG) con Guillerme Vázquez como portavoz nacional y Francisco Jorquera como candidato a la Presidencia de la Xunta, frente a la alternativa conjunta con la que concurrían Encontro Irmandiño y Máis Galiza,se consuma la ruptura. Ya en aquel momento, Beiras avisó de que el Bloque se encontraba 'dividido en dos' y abogó por 'trabajar para recuperar la igualdad y la diversidad' para evitar la escisión.

El Bloque ya 'no es la casa común de todos', lamenta el partido de Beiras

Tras resultar derrotado en su pugna por la portavocía nacional en una segunda vuelta en la que obtuvo el 46,2% de los votos, Beiras anunció que era el momento de 'decidir y hacer evaluación de los resultados' ante el 'empate técnico'.

La salida no ha tardado en llegar. 'Hoy es un día en el que duele el corazón', proclamó ayer en su intervención Martiño Noriega, alcalde del municipio coruñés de Teo y vicepresidente de Encontro Irmandiño, que, por su juventud, se barajaba entre los nombres llamados a liderar la formación frentista en un futuro próximo. 'Es hora de iniciar un camino fuera del Bloque', zanjó ayer.

Otros destacados dirigentes se han dado de baja en las últimas semanas

No era la primera vez que la amenaza de la división que ahora se consuma sobrevolaba el BNG. Hace un año, Encontro Irmandiño, una corriente crítica constituida en partido en 2010, habían emplazado a la 'regeneración y refundación' interna. Ponían como condición 'inexcusable' para seguir en el Bloque una respuesta 'decididamente positiva a la regeneración democrática interna y a la efectiva recuperación del proyecto estratégico de emancipación social y nacional de Galicia'. Para ello, consideraban necesario 'reabrirse a la sociedad, devolviendo el frente a los nacionalistas de dentro y a los de fuera excluidos por expulsión, sectarismo o cansancio de aguantar unas relaciones internas insoportables'.

Demandaban además 'desarmar el aparato burocrático' capitaneado por la mayoritaria UPG. 'El objeto fundacional de Encontro Irmandiño era el de refundar y regenerar, pero fracasamos', rememoraba ayer Martiño ante medio millar de simpatizantes en un auditorio atestado.

La decisión pone la guinda a una semana convulsa para el nacionalismo gallego. El líder de Máis Galiza, Carlos Aymerich, portavoz parlamentario en Santiago los últimos siete años, renunció a su cargo por 'coherencia política y personal' tras no conseguir el respaldo de la militancia para convertirse en candidato a la Presidencia de la Xunta. Otros destacados militantes han dejado también la formación en los últimos días; la exconselleira y diputada autonómica Teresa Táboas ha renunciado a su escaño, mientras que el exsenador y candidato del Bloque por Ourense Xosé Manuel Pérez Bouza se ha dado de baja.

El BNG, fundado entre otros por Beiras en 1982, llegó a ser la segunda fuerza política de Galicia, por delante del PSOE, en 1997, cuando alcanzó el 25% de los sufragios. Los nacionalistas contaron con un eurodiputado e incluso gobernaron, en coalición con el PSOE, la Xunta (2005-2009). En la actualidad únicamente gobiernan en el Ayuntamiento de Pontevedra y en varios municipios de tamaño medio. En Santiago cuentan con tres concejales.