Público
Público

El boicot de Camps no frena la marcha contra la corrupción

Multitudinaria protesta en Valencia pese al intento del PP de prohibirla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No funcionó la mordaza. El PP valenciano intentó hasta el último suspiro impedir la manifestación que ayer circuló por el centro de Valencia bajo la consigna de No a la corrupción. Camps dimisión. La convocatoria partió del Colectivo Contra la Corrupción cercano a Iniciativa del Poble Valencià, que cifró la marcha en 60.000 asistentes, un número que al cierre de esta edición estaba pendiente de confirmar por la Policía.

Los organizadores criticaron las 'maniobras a fondo de Camps' para prohibir la protesta. Se referían a la denuncia que horas antes presentó en el juzgado de guardia el secretario general del PP, Antonio Clemente, quien demandó la suspensión de la marcha, 'ya que podría suponer la comisión de un delito de manifestación ilícita e injurias graves con publicidad contra la autoridad en el ejercicio de su cargo'. La jueza, sin embargo, hizo caso omiso a la petición, así como también a la de cerrar webs, blogs y perfiles de redes sociales que la publicitaran.

El epicentro de la polémica está en el cartel que anunciaba la marcha. En este se podía ver a Francisco Camps con traje de presidiario y junto al lema de 'no queremos a un ladrón como presidente'. Una imagen que, según Clemente, 'lesiona públicamente la imagen del Molt Honorable' y que para los organizadores 'está dentro de los límites de la libertad de expresión, la misma que el Camps quiere quebrar porque desprecia la democracia'.

La tentativa de censura publicitó de manera indirecta la marcha y caldeó lo ánimos. Antes de iniciarse el recorrido, un grupo de militantes de Nuevas Generaciones del PP irrumpió junto a la cabecera con una pancara con el enunciado de No a la Guerra. Zapatero Embustero. Matías Alonso, veterano dirigente del PSPV-PSOE, los reconoció de inmediato. 'Esos son los de la kale borrita, los que van a todos lo plenos del ayuntamiento a jalear a la alcaldesa Rita Barberá y abuchear a la oposición'. Su presencia desencadenó un cruce de insultos y empujones con el grueso de los manifestantes que obligó a intervenir a la Policía.

La manifestación contó con la presencia de los principales dirigentes de la oposición

Salvo este incidente, la manifestación transcurrió de manera festiva y reivindicativa. Las consignas más coreadas fueron 'Libertad de expresión, Camps a la prisión' o 'Mucha corbata y muy poca vergüenza', en clara alusión al litigio que enfrenta el president de la Generalitat en los tribunales por haber aceptado presuntamente trajes de laGürtel a cambio de que empresas de la trama corrupta recibieran multimillonarias cifras entre en forma de contratos públicos.

La manifestación contó con la presencia de los principales dirigentes de la oposición. Entre ellos el líder del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, quien calificó de 'inadmisible' el intento del PP de acallar 'a miles de manifestantes que quieren construir una Comunitat de dignidad y honradez'. A su lado marchaba el portavoz socialista en Les Corts, Ángel Luna, que el jueves supo que deberá sentarse en el banquillo de los acusados por exhibir en la tribuna del parlamento un informe sobre la Gürtel que estaba bajo secreto de sumario. Luna se lamentó que los jueces 'no juzguen a los corruptos y sí a los que denuncian la corrupción'.

Otra de las políticas que más han golpeado a Camps con la palabra en Les Corts es Mónica Oltra, portavoz adjunta de Compromís en esa cámara, quien también participó en la marcha. Oltra definió como 'jugada a ladesesperada' la tentativa del PP de prohibir la manifestación y auguró una campaña electoral con un 'Camps contra las cuerdas y volcada en acallar con la fuerza de las instituciones cualquier tipo de voz discordante'.