Público
Público

Bolinaga ya está en su casa tras recibir el alta hospitalaria

El secuestrador de Ortega Lara ha vuelto a su domicilio en Mondragón, donde cumplirá el resto de su condena en régimen de libertad condicional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El preso de ETA Iosu Uribetxebarria Bolinaga, al que la Audiencia Nacional le concedió la libertad condicional, ha recibido el alta y ha abandonado el Hospital Donostia de San Sebastián, donde se encontraba internado para recibir tratamiento oncológico.

Uribetxebarria, muy delgado, ha salido por su propio pie a las 19.25 horas, acompañado por su hermano, que conducía el coche que les llevará hasta su casa de la localidad guipuzcoana de Mondragón, según han indicado a Efe fuentes del colectivo de apoyo a los presos de ETA, Herrira. Vestido con un chándal oscuro, con boina y unas gafas colgando del cuello, el preso etarra, que llevaba en la mano una botella de agua, se ha abrazado al portavoz de Herrira, Jon Garai, y ha hecho un gesto de saludo a las cámaras de televisión antes de abandonar el centro hospitalario. 

Así lo han informado a Efe fuentes cercanas al caso, que han confirmado que Uribetxebarria, condenado entre otros delitos por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, se encuentra en una situación de extrema debilidad y pesa sólo 48 kilos. Según las mismas fuentes, los médicos ya no pueden hacer nada por su vida. 

De momento, el etarra no recibirá tratamiento en su domicilio

El proceso para recibir el alta hospitalaria se ha prolongado porque el médico que le ha tratado ha tenido que redactar el informe médico que Uribetxebarria tiene que enviar a Instituciones Penitenciarias. Fuentes jurídicas han explicado a Efe que el recluso ha finalizado la fase de tratamiento de quimioterapia y radioterapia y que su salud se ha visto agravada por unos trombos que sufrió hace unos días. De momento, según las mismas fuentes, Uribetxebarria no recibirá ningún otro tratamiento en su domicilio.

Los servicios sociales penitenciarios la cárcel de Martutene (Guipúzcoa) le notificarán las medidas que deberá cumplir durante la estancia en su domicilio. En concreto, se le aplicarán las reglas de conducta que le impuso el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, a sugerencia de Instituciones Penitenciarias, como requisito para concederle la libertad condicional, y que confirmó después la Audiencia Nacional el pasado 19 de septiembre.

Así, tendrá prohibido acercarse al domicilio y lugar de trabajo de sus víctimas o de los familiares directos de éstas, así como participar 'de forma activa o pasiva' en manifestaciones públicas de enaltecimiento o legitimación de la violencia, especialmente de ETA.

Bolinaga también tiene prohibido hacer declaraciones 'de esa naturaleza' o que conlleven 'desprecio o desconsideración' de las víctimas del terrorismo o pudieran ofender sus sentimientos.

Igualmente, el recluso no podrá ausentarse sin previa autorización judicial de la localidad que fije como residencia y deberá comunicar cualquier cambio o modificación en su tratamiento médico.

Bolinaga recibe el alta médica


Varias decenas de personas han homenajeado al etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga a su llegada a su pueblo, Mondragón (Guipúzcoa). El terrorista llegó en un vehículo en torno a las 22.30 horas y fue recibido por un grupo de gente que le introdujo en un local de la izquierda abertzale, donde se ha podido escuchar la sintonía de un 'aurresku'.

Los presentes portaban banderas a favor de los presos de ETA e 'ikurriñas', y han proferido gritos como 'Jo ta ke, irabazi arte' --'dale hasta conseguirlo'--, uno de los gritos habituales de la banda terrorista y su entorno a la hora de defender la lucha armada.

Las personas que han participado en el homenaje han impedido el acceso al local a los medios de comunicación. Minutos después de este acto de homenaje, el secuestrador de Ortega Lara ha sido trasladado a su domicilio, situado a escasos 50 metros del lugar.