Público
Público

Las bolsas se mantienen planas tras el desplome de ayer

El Ibex pierde un 0,48% cerca de la media sesión, a la espera de las asambleas anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras la jornada negra de ayer, en la que todas las bolsas mundiales, incluida Wall Street y las bolsas asiáticas cedieron entre un 3% y un 5%, los parqués europeos abrieron este viernes al alza. En España, el IBEX 35 mantenía en los primeros compases de la sesión un rebote del 1,06%, aunque a medida que avanzaba la mañana el indicador iba perdiendo fuelle hasta entrar en números rojos: a media sesión cedía un 0,48% a la espera de las conclusiones de la reunión de las asambleas del FMI y el Banco Mundial con los ministros de Economía del G-20.

El descenso que acumula el IBEX desde comienzos de año superaba de nuevo el 20%.

Pese a que los futuros estadounidenses se negociaban claramente en positivo, las principales bolsas europeas llegaban al mediodía con descensos o subidas moderadas: Fráncfort subía el 0,18 %, y Londres, el 0,30 %, en tanto que París perdía el 0,17 % y Milán, el 0,37 %.

En España, el cambio de rumbo de la práctica totalidad de los grandes valores del mercado inclinaba la balanza del lado de las pérdidas. Con excepción de BBVA y Telefónica, que lograban avances del 0,74 % y del 0,46 %, el resto de pesos pesados del mercado sufría recortes del 0,19% para Iberdrola; del 0,22% para Inditex; del 0,42% para Santander; del 0,70% para Repsol, y del 1,50 % para Endesa. También los bancos medianos se negociaban con caídas, del 1,25 % para Bankinter; del 1,06% para Sabdell; del 0,66% para Caixabank, y del 0,25% para el Popular. 

Los inversores se desayunaban con la rebaja de Moody's a ocho bancos griegos y con la noticia que publica el Financial Times de que la UE habría urgido a las siete entidades españolas que pasaron más justas los test de estrés del pasado verano —entre ellas el Popular, Bankia, Bankinter y Sabadell— a acelerar su recapitalización para tranquilizar a los mercados.

Los ministros de economía y gobernadores centrales mundiales, entre ellos los del G20, se reúnen en la sede central del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Washington para analizar la situación económica internacional y las posibles medidas a tomar para estimular la recuperación económica.