Público
Público

Bono, preocupado con la secesión catalana: "No imagino a Iniesta siendo extranjero"

Aboga por dar un trato diferenciado a Catalunya por la vía constitucional pero rechaza el federalismo asimétrico: "Es como un cura que no cree en Dios"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No imagino a Iniesta o Montilla como extranjeros, ni los quiero extranjeros'. José Bono puso ese ejemplo este martes para mostrar su preocupación por una hipotética escisión de Catalunya de España, donde tanto el futbolista como el político citados residen y están afincados pese a su origen respectivo en Albacete y Córdoba.

En la presentación de su libro de diarios 'Les voy a contar', el expresidente del Congreso de los Diputados abogó por dar un 'tratamiento diferenciado' a Catalunya, el País Vasco y 'quizá Galicia', pero cumpliendo dos condiciones: seguir 'el camino constitucional y no el campo a través', y respetar la igualdad en derechos de todos los ciudadanos españoles, de modo que 'quien más paga no tenga más derechos'. Descartó además el 'federalismo asimétrico', 'que es como un cura que no cree en Dios'.

Desde la autoridad de haber arrestado en 2006 al teniente general José Mena por criticar el Estatut de Catalunya, destacó que el actual debate sobre la independencia en Catalunya 'no es un asunto de la milicia'. Y añadió, sobre el asunto general de la independencia catalana: 'No concibo Cataluña separada de España, ni España separada de Cataluña, al menos igual de prósperas'. Para Bono, la mayoría de los catalanes quieren seguir siendo españoles, pese a que muchos cientos de miles expresen en la calle lo contrario.

La presentación del libro de Bono, por el que cobrará 800.000 euros de la editorial Planeta si cumple las expectativas de ventas, derivó en el asunto de Catalunya a preguntas de los periodistas. Quien fuera presidente del Congreso y de Castilla-La Mancha, y exministro de Defensa, reconoció que las manifestaciones de miles de catalanes en la Diada asegurando no queren ser españoles, ha 'alterado' sus emociones, pero no le lleva a despreciar sino a respetar a esas personas. Sin embargo, cree que son 'muchos más los catalanes que quieren ser españoles'.

Reclama 'no echar gasolina a las emociones' y dice que 'no es un asunto de la milicia'

Agregó que 'a las emociones lo que no hay que hacer es echarles gasolina'. Admitió que el denominado 'café para todos' por el que se concedió autonomía a 17 comunidades  fue 'un disparate y un invento pero que salió bien'. Sostuvo que se hizo para calmar a los militares, que estaban sublevados porque entendían que el autogobierno para Cataluña y País Vasco suponía romper la unidad de España. Y la salida, según Bono, fue concederle lo mismo también a La Rioja, Castilla-La Mancha y el resto.

'Una salida pero no una solución', cree Bono, que propone que Cataluña y País Vasco, 'y quizá también Galicia', deben tener ahora 'un tratamiento diferenciado que reconozca su singularidad', aunque con dos condiciones. La primera, que se haga 'por el camino constitucional y no campo a través. No despreciando la Constitución porque no hay nada antes que la Ley, ni los votos ni los fueros'.

Y en segundo lugar, que la diferencia no provoque desigualdad de derechos, es decir, que 'pagar más impuestos no puede dar más derechos'. En este aspecto, Bono puso el ejemplo de un ciudadano que pague muchos impuestos y que, cuando vaya al hospital, exija mejor quirófano y pijama que otro que pague menos.'Sería un desvergonzado'.

Espera que el asunto se resuelva con acuerdo e insistió en que no se debe echar gasolina tampoco 'por los separadores o separatistas', entre quienes identifica a 'gente que necesitan del conflicto para mantener su tinglado y dar ruedas de prensa'.

En cuanto al 'federalismo' por el que apuesta su partido, indicó que el PSOE esa terminología es muy familiar al partido aunque no lo haya inventado, pero sí rechaza el concepto de 'federalismo asimétrico': 'Lo federal no puede evocar asimetría: es como un cura que no cree en Dios', dijo aludiendo a que no puede suponer desiguladad en derechos.

En cualquier caso, Bono confesó que le duele la posibilidad de que España y Catalunya se escindan, un asunto que no está inventado por titulares de prensa sino por cientos de miles de personas que se han manifestado en las calles de Catalunya diciendo que no quieren ser españoles.

Por otro lado, Bono reclamó la derogación de la Ley Electoral, que establece las listas electorales cerradas, porque propicia que los políticos pierdan su autonomía y sólo traten de 'hacerse amigo' de quien confecciona las candidaturas y no de los electores.