Público
Público

Las boticas catalanas reciben el pago retrasado del Govern en pleno paro

El 80% de las farmacias secunda la huelga. Los farmacéuticos afirman que el cierre se habría mantenido aunque hubiesen recibido el dinero el miércoles por "la incertidumbre que planea sobre futuros pagos".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las farmacias catalanas han recibido poco antes de las 12.00 horas la transferencia de 99 millones de euros que les debe la Generalitat a cuenta de la factura del mes de julio y que debía abonar el 5 de octubre, según fuentes del Consejo General de Farmacéuticos de Catalunya. La activación del pago se ha producido poco después de que el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, anunciara la realización 'inmediata' de la transferencia pendiente, a través de una nueva partida del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

El Ministerio de Hacienda ha dejado claro en un comunicado que 'el Gobierno ha respondido de forma inmediata con un adelanto de liquidez para Catalunya en cuanto se ha produjo la solicitud en este sentido planteada por la Generalitat' porque 'siempre ha pretendido evitar los graves perjuicios para los catalanes que supondría la huelga anunciada por el sector farmacéutico'

Aun así, el 80% de las farmacias catalanas ha cerrado este jueves como medida de protesta en un paro de actividad 'histórico', como ha calificado la secretaria del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Catalunya, Pilar Gascón, con el fin de pulsar una 'señal de alarma' por el retraso de los pagos y para reclamar garantías en el futuro.

Gascón ha considerado que las cifras de seguimiento del paro muestran la 'voluntad manifiesta' de los farmacéuticos de secundar la primera protesta de este tipo en la historia de las boticas catalanas, que más allá de quejarse del impago de 99 millones de euros que tenían que cobrar el 5 de octubre, protestan por la incertidumbre que planea sobre futuros pagos.

En cualquier caso, Gascón ha recordado que el cierre se habría mantenido aunque hubiesen recibido el dinero el miércoles, precisamente por la inexistencia de una garantía para superar los retrasos actuales de más de 85 días de media que tardan en cobrar por parte de la Generalitat desde que dispensan un medicamento. Las farmacias han indicado que no se ha producido ninguna incidencia durante el cierre y han recordado que la decisión de cerrar corresponde a cada titular.