Publicado: 10.12.2014 18:20 |Actualizado: 10.12.2014 18:20

Bruselas subvencionó con 1,4 millones el campo de golf que separa Melilla de Marruecos

La Comisión Europea, en respuesta al grupo de la Izquierda Unitaria, asegura que la instalación "impulsa el crecimiento y el empleo" de la ciudad autónoma y mejora la gestión de residuos urbanos al construirse sobre u

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es la primera imagen de Europa que ven los inmigrantes cuando consiguen trepar a lo más alto de la valla que separa Melilla de Marruecos. El campo de golf de Melilla, construido en 2009, fue financiado en parte con dinero del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Las 14,5 hectáreas de césped y los nueve hoyos que recorren los socios del club privado han costado 1,4 millones de euros a todos los ciudadanos de la UE, según ha informado la Comisión Europea en respuesta parlamentaria a la diputada de Izquierda Unida Marina Albiol.

Esta instalación ocupó las portadas de los periódicos hace pocos meses gracias al trabajo de José Palazón, presidente de la Asociación Pro Derechos de la Infancia (PRODEIN), que trabaja sobre todo con migrantes en la ciudad autónoma. Palazón sacudió la retina de los europeos con la fotografía que inmortalizaba el momento en el que varios subsaharianos, encaramados a la malla fronteriza, observaban a los golfistas disfrutar de una mañana soleada en el campo mientras ellos intentaban cruzar a Europa.

"La decisión de construir un campo de golf en dicho enclave se encuentra a caballo entre una censurable falta de tacto y una carencia absoluta de respeto, ya que es repugnante ver cómo desde un recinto de lujo y opulencia se puede ver a inmigrantes jugándose la vida al trepar por la valla fronteriza", expuso la diputada Albiol en su pregunta, en la que afea que el dinero de los fondos FEDER, destinados a "corregir los principales desequilibrios de la UE" se emplee en este tipo de instalaciones.

Sin embargo, para la Comisión Europea, la financiación del Club Campo de Golf Ciudad de Melilla sigue la política regional de la UE, que "apoya las inversiones destinadas a impulsar el crecimiento y el empleo" y a "mejorar la vida de los ciudadanos" con infraestructuras deportivas. Además, la Comisión afirma que la instalación "mejora la gestión de residuos urbanos" al estar construida sobre un "vertedero no oficial".

El Gobierno de la ciudad autónoma, que adjudicó la gestión y mantenimiento de este campo a una empresa privada durante los próximos dos años por 610.648 euros, lo justifica como reclamo para el turismo, aunque no puede cuantificar cuántos visitantes foráneos recibe al año.

Para Marina Albiol, esta financiación europea supone "una buena muestra de cuáles son las prioridades de la Unión Europea" y asegura que "parece que la Comisión Europea se esté burlando de nuestra inteligencia"  al justificar el gasto para fomentar el deporte y la creación de empelo.