Público
Público

La burbuja del espionaje o técnica de una manipulación

La teoría de la persecución puede que sea suficiente para cohesionar mediante la manipulación a sus militantes contra el PSOE, pero no lo es para deslegitimar la investigación de la oscura trama 'Gürtel'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los partidos políticos del arco parlamentario han frenado la manipulación del PP en la Diputación Permanente del Congreso. Fue un momento estelar. Todo comienza el pasado 4 de agosto, cuando la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, lamenta que España viva ahora en 'un Estado policial'. Dos días más tarde, acusa: 'Se están produciendo escuchas telefónicas ilegales a personas que no tienen nada que ver con los sumarios. Y se hacen de manera ilegal, nos consta'. Según asegura, hay altos dirigentes nacionales del PP cuyo teléfono ha sido 'pinchado'. El 11 de agosto, Rajoy interrumpe su descanso veraniego. Comparte 'todo lo dicho por Cospedal' y culpa a Zapatero de lanzar una 'inquisición' contra el PP. 'Ya veremos', responde cuando se le pregunta qué va a hacer el PP. Federico Trillo, el mismo día, dice que posee una grabación que prueba las escuchas ilegales. 'No vamos a revelar las fuentes, pero sí vamos a aportar las cintas', dice.

El PP ha inflado una burbuja. Bajo el espionaje presenta acusaciones de utilización de la Fiscalía y de la Policía por parte del Gobierno. Como la Fiscalía y la Policía están presentes en la Operación Gürtel y en todas las investigaciones, claro y como en este procedimiento y en muchas otros, claro ha habido seguimientos y pinchazos telefónicos en unos casos, realizados por ex dirigentes municipales del PP de un bando contra otro; en otros, intervenciones telefónicas con autorización judicial la manipulación que se pretende es burda.

¿El PP tiene pruebas? La respuesta: 'Pruebas de detenciones televisadas, filtraciones del sumario, publicaciones de actuaciones policiales que no están en el sumario porque el juez no les dio relevancia... hemos visto unas cuantas pruebas. Algunas las denunciamos ante los tribunales, y otras lo haremos en el futuro o no'.

Es decir que en esta persecución los medios de comunicación juegan un papel central, siendo instrumentos de la santa inquisición contra el PP.

Esta es toda la estrategia del PP. Aprovecharse de hechos secundarios noticias que publican los medios de comunicación, una cacería, el error de la vicepresidenta primera del Gobierno al anunciar el recurso cantado de la Fiscalía en el Trajegate de Camps para enlodar la investigación judicial y apuntalar la teoría de la persecución del PP.

Esto, como diría el líder del PP, es lo que hay. Puede que sea suficiente para cohesionar mediante la manipulación a sus militantes contra el PSOE, pero no lo es para deslegitimar la investigación de la oscura trama que une a dirigentes del PP con las operaciones de un hombre que está en prisión: Francisco Correa.