Público
Público

Buses ateos en las calles de Barcelona

Dos vehículos lucirán carteles publicitarios que niegan la existencia de Dios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos autobuses urbanos de Barcelona lucirán en su carrocería, a partir del 12 de enero, una inscripción atea animando a los ciudadanos a disfrutar de la vida sin preocuparse por la existencia de Dios.

"Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida", será la frase que podrá leerse en los laterales de los dos vehículos que mostrarán esta publicidad entre el 12 y el 25 de enero, según confirmaron fuentes de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

La Unión de Ateos y Librepensadores y Ateus de Catalunya, promotores de esta iniciativa en Barcelona, se han basado en la exitosa campaña iniciada en Inglaterra por el biólogo darwinista Richard Dawkins autor de El gen egoísta y El espejismo de Dios y de Ariane Sherine columnista del diario británico The Guardian para contrarres-tar los mensajes que "amenazan con el infierno a los no creyentes".

El bus ateo recorrió las calles de Londres, Birmingham, Manchester y Edimburgo. Según la plataforma Ateus de Catalunya , la campaña pretende "contribuir a animar el debate social, porque en la respuesta a estas cuestiones se encuentra nuestra propia concepción del ser humano".

El arzobispado no ha tardado en reaccionar. A través de un comunicado oficial, el cardenal arzobispo de la diócesis de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, defiende la fortaleza de la fe cristiana, y resta importancia a la publicidad atea. "Para los creyentes en Dios, la fe en la existencia de Dios no es motivo de preocupación, ni es tampoco un obstáculo para gozar honestamente de la vida", dice la nota.

Y añade: "[La fe] es un sólido fundamento para vivir la vida con una actitud de solidaridad, de paz y un sentido de trascendencia".

Según TMB, nadie ha vetado que se lleve a cabo esta campaña publicitaria. Transports de Barcelona recuerda que, en este caso, ningún ciudadano ha alegado la vulneración de los principios elementales recogidos en el Estado de derecho.