Público
Público

Cae la ‘banda del Rolex’

La Policía detiene a Málaga a cuatro delincuentes especializados en robar relojes de la prestigiosa marca por el sistema del tirón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni cadenas de oro, ni tarjetas de crédito. Su especialidad eran los relojes de lujo y, más concretamente, los de la marca Rolex. La Policía ha detenido en los últimos días en Málaga a los cuatro presuntos integrantes de una banda acusados de cometer al menos 40 robos violentos a turistas, en la mayoría de los casos para sustraerles los relojes de la prestigiosa marca que lucían en sus muñecas.

La investigación se inició el pasado mes de mayo, después de que una de las víctimas denunciase en la comisaría de Torremolinos la sustracción violenta de uno de ellos. Las pesquisas, bautizadas como ‘Operación Herculano', permitieron identificar meses después a los presuntos integrantes del grupo, todos ellos italianos de la región de Nápoles, además de un ciudadano español.

Durante los seguimientos a éstos, los agentes pudieron observar cómo los delincuentes se movían preferentemente por zonas turísticas de Estepona, Fuengirola, Torremolinos y Benalmádena en busca de sus víctimas, en su mayoría gente de avanzada edad de origen extranjero.

'Cuando veían alguna persona que portaba uno de estos relojes, se ponían cerca de ella y a su altura para mirar si lo que llevaba en la muñeca era realmente un Rolex. En cuestión de segundos sabían si era verdadero o una vulgar imitación', destacan a Público.es fuentes policiales. Si era de la lujosa marca, esperaban el momento oportuno para darle el tirón y huir con el botín. Si no, abandonaban el seguimiento e iban en busca de otra víctima.

Las primeras detenciones se produjeron el pasado 13 de septiembre en el aeropuerto de Málaga. Dos de los miembros de la banda, uno de ellos una mujer, estaban a punto de abandonar España con rumbo a Italia. 'Volvían a su casa, en Nápoles, donde vendían los relojes robados', añaden las fuentes consultadas. De hecho, en poder de ella se encontraron cinco relojes de oro de su marca ‘preferida', todos ellos con la cadena rota por culpa del tirón que daban para sustraerlos.

Días después caían los otros dos integrantes del grupo. En los registros realizados en los domicilios que ocupaban, la Policía encontró dinero en efectivo y otros cuatro relojes de oro. Todos eran Rolex y todos tenían las cadenas rotas.