Público
Público

Cae una banda que robó 115 toneladas de cobre

La Guardia Civil detiene a 37 personas e imputa a otras 11 en la operación Chispa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil desplegó ayer a 250 agentes, 50 todoterrenos, un helicóptero y un escuadrón de caballería en el poblado chabolista de El Gallinero, en Madrid, para detener a los presuntos autores del robo de 115 toneladas de cobre, en su mayoría procedente de los tendidos del AVE en Andalucía. Al cierre de esta edición, la operación Chispa había permitido arrestar a 37 personas e imputar a otras 11, entre ellas varios menores, ya encarceladas por otros delitos. Casi todos, salvo ocho españoles, son rumanos.

La banda actuaba siempre de la misma forma: dividida en grupos de 20 personas, se desplazaba de noche a la zona elegida para el robo a bordo de vehículos con las suspensiones muy altas que les servían tanto de plataforma para cortar fácilmente los tendidos como para sobrecargarlo sin despertar sospechas.

Una vez sustraído, el cable era trasladado a El Gallinero, donde los ahora detenidos procedían rápidamente a retirarle su camisa de plástico para borrar su procedencia. Luego, un chatarrero rumano recogía con un camión el metal y lo trasladaba a Yuncos (Toledo), donde lo trituraba y mezclaba con cobre de procedencia legal.

Volvía a hacerlo en otra chatarrería del barrio madrileño de Villaverde, regentada por su suegro, para finalmente llevarlo a una tornillería de Getafe (Madrid) , que le daba salida como material legal. En esta empresa se incautaron cien toneladas. Otros tres fueron halladas en las chabolas. Las últimas 12 habían sido requisadas en operaciones anteriores contra la misma banda.