Público
Público

Cae un grupo mafioso chino que gestionaba 37 burdeles de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una organización china dedicada al narcotráfico y la prostitución que gestionó en Barcelona hasta 37 prostíbulos clandestinos, donde las mujeres eran explotadas sin las mínimas condiciones sanitarias. La operación ha resultado ser el mayor golpe asestado en Catalunya a la mafia asiática.

El inspector Joaquim Francès, responsable del área central de crimen organizado de los Mossos d'Esquadra, ha presentado hoy en rueda de prensa los resultados de la macro-operación policial, iniciada el pasado lunes, día 3, y que ha comportado la detención de 39 presuntos miembros de la banda, de los que 33 están ya en prisión.

Las mujeres eran obligadas a prostituirse largas jornadas sin medidas higiénicas ni profilácticas

La operación ha permitido precintar 15 burdeles clandestinos, la mayoría situados en pisos del Eixample de Barcelona, y liberar a una treintena de mujeres que eran obligadas a ejercer la prostitución sin las mínimas medidas higiénicas, ni profilácticas y en jornadas maratonianas en las que debían atender hasta ocho servicios consecutivos de una hora de duración.

Además de la prostitución, el grupo se dedicaba al tráfico de drogas y personas, mediante la falsificación de pasaportes para la introducción de ciudadanos chinos en Estados Unidos y Canadá. La organización también se estaba especializando en la extorsión a compatriotas que regentaban comercios en Barcelona, aunque esa última actividad ha sido abortada gracias a la operación policial.

Los Mossos d'Esquadra, que llevaban año y medio investigando este grupo en la operación 'Turandot', calculan que la organización ha llegado a controlar en los últimos años en Barcelona 37 burdeles y un centenar de prostitutas, que llegaban a Catalunya bajo engaños y con deudas de hasta 20.000 euros contraídas con la red. 

La otra gran actividad del grupo era el tráfico de drogas: se les han incautado 2.500 pastillas de éxtasis, una plantación de marihuana, sustancias de origen chino pendientes de análisis y dos kilos de ketamina, que también se administraba a las prostitutas. 

Los detenidos tienen un largo historial por su participación en enfrentamientos armados y por extorsionar a comerciantes y a empresarios de su misma nacionalidad.