Público
Público

Cae en Madrid el 'banquero de Fujimori'

La Guardia Civil detiene al chileno Edgardo Gubbins, buscado por las autoridades de Lima por la quiebra en 1998 de una entidad de crédito ligada al ex presidente peruano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nunca salía de casa. Nunca. Por eso, después de un mes de estrecha vigilancia del piso donde se sospechaba que se ocultaba en el norte de la ciudad de Madrid, los agentes del Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil tuvieron que idear un plan para que el fugitivo cruzara el umbral de la vivienda por su propio pie y, así, poder detenerlo. Lo consiguieron el pasado sábado 23 de octubre. Caía, por fin, Edgardo Gubbins Villaseca, un chileno de 66 años de edad al que la Justicia de Perú busca como responsable de la quiebra a finales de 1998 del Banco República, una entidad estrechamente ligada al entonces presidente Alberto Fujimori y al que fuera su mano derecha, Vladimiro Montesinos.

Las autoridades del país sudamericano consideran a Gubbins, que ocupaba el puesto de director general de la entidad, responsable de un “delito societario” por la gestión llena de presuntas irregularidades de la entidad que dejó sin su dinero a más de 10.000 ahorradores. El Estado peruano se vio obligado a intervenir el banco el 24 de noviembre de 1998. Un día después, el banquero chileno abandonaba el país. Por aquella quiebra, la Justicia peruana pide 6 años de cárcel para el ahora detenido y otros cuatro directivos de la entidad, a los que considera máximos responsables del “colapso” de la misma al dejarla sin fondos después de conceder créditos ventajosos a empresarios afines al régimen de Fujimori.

Las primeras noticias sobre la presencia de Gubbins en España se recibieron hace poco más de un mes. Éstas indicaban que se ocultaba en un piso de la capital desde al menos el pasado mes de enero y que no salía del mismo, salvo para ir a jugar al golf. Con estos datos, los agentes de la UCO consiguieron localizar un piso en el barrio de Las Tablas, uno de los de más reciente construcción al norte de la ciudad, en el que supuestamente vivía la ex mujer del banquero huido. Los guardias civiles sospechaban que el divorcio legal de la pareja era, en realidad, una simple pantalla tramada por el fugitivo para alejar las sospechas de ella y facilitar, así, su propia ocultación ya que ambos seguían conviviendo.

No obstante, los primeros datos de la vigilancia a la que sometieron el piso no arrojaron los resultados esperados. En el piso parecían vivir únicamente la compañera de Gubbins y el hijo de ambos, que era quien realmente salía periódicamente a jugar al golf. Durante más de un mes, los agentes controlaron todos los movimientos en la vivienda sin llegar a observar en ningún momento al fugitivo. Pese a ello, los investigadores seguían convencidos de que el huido se ocultaba allí, por lo que para forzarle a salir y poder detenerle, los agentes esperaron el momento en el que tanto su ex mujer como su hijo estaban fuera de la vivienda. Con una estratagema, consiguieron que saliera al rellano. Allí fue detenido.

Su extradición ya fue concedida por la Audiencia Nacional hace más de cuatro añosAhora, el banquero permanece encarcelado en la prisión madrileña de Soto del Real a la espera de su expulsión al país sudamericano. La extradición ya fue concedida por la Audiencia Nacional hace más de cuatro años, el 22 de mayo de 2006, y el Consejo de Ministros la confirmó el 21 de julio de ese mismo año, según fuentes del tribunal. De hecho, en el momento de su detención, Gubbins, que no opuso resistencia, reconoció a los agentes que lo arrestaban que sabía que había orden internacional de busca y captura contra él emitida por las autoridades peruanas.

La presencia en España del banquero fugitivo no es nueva. A finales de los años 70, el financiero chileno se hizo cargo, junto a otro banquero cercano a Pinochet, del Banco de Gredos, una pequeña entidad financiera que desaparecía poco después absorbida por un banco más grande.

Ahora, sin embargo, se conformaba con permanecer día y noche ocultó en un piso del norte de Madrid.