Público
Público

Caldera regresa al 'estado mayor' del PSOE

Hará la ponencia política para el congreso y creará una gran factoría de ideas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la escala de valores políticos de José Luis Rodríguez Zapatero, mucho más importante que ser ministro es acometer una tarea históricamente pendiente en el PSOE: convertirlo en la referencia del pensamiento socialista europeo, dotar de sustrato ideológico a su praxis política para que sea “un partido fuerte”, en el Gobierno o en la oposición, y anticipar respuestas a los retos del futuro.

“Una de las tareas que tengo comprometidas con el PSOE y conmigo mismo es tener el mejor centro de pensamiento de todos los partidos socialistas”, señaló ayer Zapatero al explicar las razones por las que ha prescindido de Caldera en el Ejecutivo.

Afrontar este desafío, que asumió al llegar a la secretaría general en 2000, pero que hasta ahora no se ha abordado en serio, es la misión que ha encomendado a Jesús Caldera, con varias fases de ejecución.

La tarea inmediata del ex ministro será elaborar la ponencia política para el congreso que el partido celebrará en julio, cuando asumirá una macro secretaría de estudios y programas, aunque con otro nombre. Desde esta plataforma orgánica, con el horizonte de un año y medio o dos, asumirá la compleja tarea de crear una gran factoría de ideas al estilo anglosajón.

El líder socialista recordó que Caldera ha sido el coordinador de sus dos programas electorales y que, como ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, ha promovido algunas de las reformas más innovadoras y de mayor calado modernizador, como las leyes de Igualdad y de Atención a laDependencia.

“Su gestión como ministro ha sido brillante y sobresaliente. Ha demostrado una capacidad muy notable para coordinador equipos generadores de ideas”, destacó Zapatero en el elogio de su “amigo y colaborador desde que empezó el proceso del XXXV Congreso”.

Para justificar la salida de Caldera del Gobierno, desde La Moncloa se subrayaba ayer que Zapatero le ha vuelto a situar “en el estado mayor” del PSOE, en un movimiento que puede ser “de largo alcance”.

En el ambiente socialista pesa que José Blanco, aunque ha salido reforzado como número dos del partido, no ha renunciado a su deseo de dejar esta responsabilidad a corto plazo, seguramente en el horizonte de 2010. Y no se olvida que siempre que se le ha interrogado por la unificación de las fundaciones socialistas, Blanco siempre ha dado la misma respuesta: “Eso lo acometerá el que venga detrás de mí”.

 

La Secretaría de Estado de Comunicación es uno de los flecos importantes que José Luis Rodríguez Zapatero ha dejado para resolver, si es posible este fin de semana, tras la remodelación ministerial. El retrato-robot de la persona que se busca para sustituir a Fernando Moraleda es el de una periodista con proyección pública.

De hecho, Público ha podido confirmar que el puesto le fue ofrecido a Olga Viza, que lo habría rechazado.

Está confirmado el nombramiento como secretario de Estado de Defensa de Constantino Méndez, que se convertirá en el número dos de Carme Chacón. Con Méndez se quería hacer una reparación después de que hubiera dimitido como delegado del Gobierno a raíz de la agresión al entonces ministro José Bono durante una manifestación contra el terrorismo. Cercano a José Blanco, tiene una larga trayectoria en la Administración.

En Ciencia y Innovación se señala como segundo de Garmendia a Carlos Martínez Alonso, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En Industria no se descarta la continuidad de Ignasi Nieto como secretario general, aunque también se maneja el nombre de Pedro Marín, que trabaja en la Oficina Económica del Presidente.