Público
Público

Camarotes de fantasía antes de la repatriación

Los 18 argelinos rescatados de una patera por un crucero de Disney llegan a Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 18 inmigrantes que viajaban a bordo de una patera rescatada el pasado viernes por el crucero Disney Magic cerca del Cabo de Gata (Almería) desembarcaron pasadas las cinco de la madrugada, en el Puerto de Barcelona. Minutos después de que el buque atracara en el Muelle Adosado, efectivos del Cuerpo Nacional de Policía se hicieron cargo de los 16 hombres y las dos mujeres que habían navegado a la deriva por el Mediterráneo sin comida ni agua durante cuatro días.

El estado de salud de los inmigrantes, todos ellos de nacionalidad argelina, es 'bueno', según explicó un portavoz policial. La policía ya ha iniciado el expediente de devolución a su país de origen, que podría estar listo en dos o tres semanas. Mientras el juez determina si pueden ser trasladados al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca, los argelinos se encuentran en dependencias policiales. Hay una excepción: un menor que viajaba en la patera y cuyo caso ha quedado en manos de la Fiscalía de Menores.

Un mercante fue el primero que avistó la patera, aunque fue el crucero quien rescató a los inmigrantes. 'Fue todo muy rápido. Escuchamos los gritos de la tripulación, vimos cómo bajaban una barca al agua, sacaban a los ocupantes de una embarcación inflable y los subían al barco', explicaba Barbara Morisseau, una estadounidense que viajaba con cinco familiares en el crucero. Según dijo, todo sucedió en media hora.

La compañía Disney Cruise Line mantenía silencio acerca de la operación de rescate

También siguió toda la operación de rescate Àlex Masoliver, un vecino de Sabadell (Barcelona) que vio desde su camarote el inusual incidente en alta mar. Masoliver notó que algo raro pasaba cuando cambió el runruneo de los motores del buque en el que viajaba. El barco redujo la marcha para efectuar la operación de salvamento. Este turista pudo distinguir los colores 'negro y rojo' de la barcaza neumática que utilizaron los inmigrantes para cruzar el Estrecho, así como la embarcación de rescate utilizada por Disney Magic.

En el momento del rescate, en torno a las 4 de la madrugada, la gran mayoría de los turistas que viajaban a bordo del crucero dormían o apenas percibieron el cambio de revoluciones del motor. Fue el caso de Olga Mihrailova, una lituana que admitía no haberse enterado de nada hasta que recibió las explicaciones del capitán: 'Nosotros dormíamos, pero unos amigos nos explicaron que el barco paró en algún momento de la noche'.

'Nos explicaron que se trataba de 18 argelinos, que llevaban de cuatro a cinco días sin agua ni comida y que estaban deshidratados', relataba Asmed Octal, con domicilio en Miami y orígenes cubanos. Los integrantes de la patera necesitaron atención médica y permanecieron en dos camarotes hasta la llegada a Barcelona. No salieron de allí; nadie los pudo ver. Por su parte, la esposa de Asmed, Lourdes Simón, se interesaba sobre el futuro de los inmigrantes rescatados: la posibilidad de quedarse en España o, directamente, la repatriación.

La compañía Disney Cruise Line mantenía silencio acerca de la operación de rescate. Tampoco ofreció detalles sobre la atención a los náufragos. Miembros de la tripulación evitaron ofrecer ningún dato sobre lo sucedido. Mientras, las autoridades del puerto de Barcelona admitieron no tener referencias de un capítulo similar.